/ domingo 24 de junio de 2018

La Biblia enseña sobre política

A pocos días de una elección histórica en este país, histórica porque no solo votaremos para elegir al presidente de la República, sino que también elegiremos para renovar ambas cámaras, la de senadores y la de diputados, y en muchos estados votaremos además para elegir gobernadores, presidentes municipales y diputados locales. Esto hace muy trascendente a estas elecciones.

Aunque las encuestas hablen de una preferencia electoral hacia algún candidato, en realidad no sabemos cuál será el resultado final, pues el grueso de las encuestadoras arrinconan al entrevistado a dar una respuesta concreta, aunque muchos de ellos aún no tienen definido su voto, y además, el votante vota por quien él elige justo en el momento preciso de cruzar la boleta.

Así que, al momento de escribir este artículo, aún no sabemos quién se sentará en la silla presidencial, ni quienes asumirán los diferentes cargos públicos; pero lo que sí es claro es la confusión existente en un grupo importante de esta sociedad que no sabe por quién debería votar, y esto es alarmante considerando que 90% de la población de este país se dice cristiana, siendo el catolicismo la denominación mayoritaria, seguida de la evangélica y otras denominaciones cristianas.

Digo que es alarmante porque siendo México un país creyente no debería existir la mínima confusión sobre por quién se debe votar, ya que la Biblia, sobre la que se basa la fe cristiana, es muy clara al instruir sobre política, aunque no es el único tema que encontramos en ella, ya que aborda todos los temas concernientes al desarrollo integral del ser humano y su sociedad. Si la Biblia habla sobre política, ¿quiénes son los que no están hablando sobre esto, y por consiguiente hay gran confusión en los cristianos sobre por quién deberían votar?

Las iglesias en sus diferentes denominaciones, en su mayoría son las que se han retirado del tema político, lo abordan mal, o no han querido abordarlo, ni educar a la población en el modelo político-social que la Biblia propone, resultando esto en una catástrofe para esta nación.

Pues si una nación que se dice cristiana no considera el modelo bíblico entonces ¿cuál modelo vamos a tomar?, este ha sido precisamente el problema, pues ha empujado a los creyentes a ir tras otros modelos políticos-sociales que son perversos en su moral, y por consiguiente son y seguirán siendo un terrible fracaso.

La historia nos presenta dos ejemplos para conocer cómo funciona el modelo político-social que propone la Biblia, el primero es la antigua nación de Israel (de los años cuando recibió la legislación en el monte Sinaí, hasta antes de que se desviara hacia un modelo de monarquía), el segundo y más actual es la nación de EUA (que se mantuvo casi por tres siglos, contando desde la llegada de los peregrinos a esas tierras), ambos ejemplos revelan un modelo exitoso.

Este exitoso modelo bíblico se basa en dos aspectos morales fundamentales: responsabilidad personal y libertad personal, no puede existir una sin la otra; nótese la palabra “personal”, aquí tiene el inicio el buen gobierno, no es de arriba hacia abajo, sino del individuo hacia todas las instituciones sociales. El modelo bíblico no está basado en una anarquía, es decir, un sistema sin gobierno civil y sin ley; ni tampoco está basado en un socialismo, es decir, un gobierno civil crecido en funciones y solucionador de todo.

El modelo bíblico establece una función específica y limitada para el gobierno civil, rechazando así el modelo actual donde los gobiernos civiles han asumido un protagonismo exagerado. La Biblia habla de un protagonismo ejercido por el ciudadano creyente, activo y comprometido con el bien de la sociedad bajo los preceptos de la ética bíblica.

Por ende, la Biblia también está en contra de un voto que se emite por la despensa que se quiere recibir, por la ayuda económica que se quiere recibir, y por todas esas promesas que hacen quienes quieren llegar al poder, diciendo que “ellos sí van a acabar con la corrupción de arriba hacia abajo”, ya que votar de esta manera conduce a un sistema tiránico de grandes desgracias nacionales.

Dentro de las opciones que tenemos, debemos votar por los candidatos que representan la mejor oportunidad para que nos involucremos y contribuyamos para encaminar a este país al modelo político-social de éxito que propone la Biblia, esto debemos hacerlo así conforme nos educamos más y más en el modelo bíblico y compartimos a la misma vez este conocimiento con otros.

A la misma vez, las iglesias deben abandonar la ignorancia sobre el modelo político-social que propone la Biblia, necesitan explorar lo que esta revela sobre el tema y perder el temor de educar a los creyentes en esta materia, porque después de todo ¿no hablaba de esto Jesucristo cuando dijo a sus discípulos: “Ustedes deben orar así: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra, así como se hace en el cielo” (Mt. 6:9-10)?

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com  Gracias.

A pocos días de una elección histórica en este país, histórica porque no solo votaremos para elegir al presidente de la República, sino que también elegiremos para renovar ambas cámaras, la de senadores y la de diputados, y en muchos estados votaremos además para elegir gobernadores, presidentes municipales y diputados locales. Esto hace muy trascendente a estas elecciones.

Aunque las encuestas hablen de una preferencia electoral hacia algún candidato, en realidad no sabemos cuál será el resultado final, pues el grueso de las encuestadoras arrinconan al entrevistado a dar una respuesta concreta, aunque muchos de ellos aún no tienen definido su voto, y además, el votante vota por quien él elige justo en el momento preciso de cruzar la boleta.

Así que, al momento de escribir este artículo, aún no sabemos quién se sentará en la silla presidencial, ni quienes asumirán los diferentes cargos públicos; pero lo que sí es claro es la confusión existente en un grupo importante de esta sociedad que no sabe por quién debería votar, y esto es alarmante considerando que 90% de la población de este país se dice cristiana, siendo el catolicismo la denominación mayoritaria, seguida de la evangélica y otras denominaciones cristianas.

Digo que es alarmante porque siendo México un país creyente no debería existir la mínima confusión sobre por quién se debe votar, ya que la Biblia, sobre la que se basa la fe cristiana, es muy clara al instruir sobre política, aunque no es el único tema que encontramos en ella, ya que aborda todos los temas concernientes al desarrollo integral del ser humano y su sociedad. Si la Biblia habla sobre política, ¿quiénes son los que no están hablando sobre esto, y por consiguiente hay gran confusión en los cristianos sobre por quién deberían votar?

Las iglesias en sus diferentes denominaciones, en su mayoría son las que se han retirado del tema político, lo abordan mal, o no han querido abordarlo, ni educar a la población en el modelo político-social que la Biblia propone, resultando esto en una catástrofe para esta nación.

Pues si una nación que se dice cristiana no considera el modelo bíblico entonces ¿cuál modelo vamos a tomar?, este ha sido precisamente el problema, pues ha empujado a los creyentes a ir tras otros modelos políticos-sociales que son perversos en su moral, y por consiguiente son y seguirán siendo un terrible fracaso.

La historia nos presenta dos ejemplos para conocer cómo funciona el modelo político-social que propone la Biblia, el primero es la antigua nación de Israel (de los años cuando recibió la legislación en el monte Sinaí, hasta antes de que se desviara hacia un modelo de monarquía), el segundo y más actual es la nación de EUA (que se mantuvo casi por tres siglos, contando desde la llegada de los peregrinos a esas tierras), ambos ejemplos revelan un modelo exitoso.

Este exitoso modelo bíblico se basa en dos aspectos morales fundamentales: responsabilidad personal y libertad personal, no puede existir una sin la otra; nótese la palabra “personal”, aquí tiene el inicio el buen gobierno, no es de arriba hacia abajo, sino del individuo hacia todas las instituciones sociales. El modelo bíblico no está basado en una anarquía, es decir, un sistema sin gobierno civil y sin ley; ni tampoco está basado en un socialismo, es decir, un gobierno civil crecido en funciones y solucionador de todo.

El modelo bíblico establece una función específica y limitada para el gobierno civil, rechazando así el modelo actual donde los gobiernos civiles han asumido un protagonismo exagerado. La Biblia habla de un protagonismo ejercido por el ciudadano creyente, activo y comprometido con el bien de la sociedad bajo los preceptos de la ética bíblica.

Por ende, la Biblia también está en contra de un voto que se emite por la despensa que se quiere recibir, por la ayuda económica que se quiere recibir, y por todas esas promesas que hacen quienes quieren llegar al poder, diciendo que “ellos sí van a acabar con la corrupción de arriba hacia abajo”, ya que votar de esta manera conduce a un sistema tiránico de grandes desgracias nacionales.

Dentro de las opciones que tenemos, debemos votar por los candidatos que representan la mejor oportunidad para que nos involucremos y contribuyamos para encaminar a este país al modelo político-social de éxito que propone la Biblia, esto debemos hacerlo así conforme nos educamos más y más en el modelo bíblico y compartimos a la misma vez este conocimiento con otros.

A la misma vez, las iglesias deben abandonar la ignorancia sobre el modelo político-social que propone la Biblia, necesitan explorar lo que esta revela sobre el tema y perder el temor de educar a los creyentes en esta materia, porque después de todo ¿no hablaba de esto Jesucristo cuando dijo a sus discípulos: “Ustedes deben orar así: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra, así como se hace en el cielo” (Mt. 6:9-10)?

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural ó si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com  Gracias.

domingo 17 de febrero de 2019

Los tiempos exigen al cristianismo

domingo 10 de febrero de 2019

Democracia: ¿el camino hacia la felicidad?

domingo 20 de enero de 2019

La ideología detrás del trono

domingo 14 de octubre de 2018

Personalidad o Carácter

martes 04 de septiembre de 2018

El negocio de la muerte 3ª parte

domingo 22 de julio de 2018

¿Cambio de gobierno?

domingo 15 de julio de 2018

La base para un buen futuro

domingo 24 de junio de 2018

La Biblia enseña sobre política

Cargar Más