/ lunes 4 de julio de 2022

Escasez de agua: Nuevo León se queda con La Boca seca

De acuerdo al director de la paraestatal Agua y Drenaje de Monterrey, Juan Ignacio Barragán, Cerro Prieto, tiene menos del 1 por ciento de su capacidad total

SANTIAGO, NL. La presa La Boca luce desolada, seca, con embarcaciones encalladas en la tierra ya desértica. Donde había un cuerpo de agua lleno de vida, sólo quedan unos cuantos patos que se resisten a abandonar el que fue su hogar.

Esta postal de tintes apocalípticos refleja la catástrofe anunciada desde principios del año, a causa de la sequía que enfrenta la entidad por la ausencia de lluvias en 2021 y que tiene a Monterrey y su zona metropolitana sin agua la mayor parte del día.

Te recomendamos leer: Jonás custodia, desde hace días, un tinaco con el vital líquido que escasea en NL

La crisis de agua en Nuevo León se advertía desde principios de febrero, cuando El Sol de México dio cuenta del vaciamiento de la presa La Boca, lo cual fue aprovechado por colectivos de búsqueda de desaparecidos y las Fiscalías de Nuevo León y Coahuila para investigar la posible presencia de restos humanos.

Desde inicio de año se advirtió sobre la sequía de la presa. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna

En ese entonces, la presa estaba al 22 por ciento de su capacidad y el alcalde de Santiago, David de la Peña, advirtió que el cuerpo de agua agonizaba debido a que era el nivel de agua más bajo en toda su historia.

Hoy, la presa tiene menos del siete por ciento de los 37 millones de metros cúbicos que puede almacenar.

Ramiro Olvera trabaja en la Pescadería Veracruz, ubicada a un lado de la presa. Desde la puerta del negocio observa con tristeza el lecho seco y afirma que nunca en sus 44 años de vida había visto una catástrofe de esta naturaleza.

La pescadería Veracruz ha sido testigo de la sequía de La Boca. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna


“Han caído las ventas y las visitas hasta en un 50 por ciento. Los clientes vienen a los negocios a comer, solamente a eso. Anteriormente se abarrotaba todo, subían al catamarán, tomaban cerveza, turisteaban”, dijo el hombre.

Ramiro trabaja desde hace más de 20 años en la zona, y aunque sus clientes siguen visitando el lugar, dice que ya no es lo mismo de antes. Cuando la presa estaba rebosante de agua había vida y alegría en todos, pues con el tiempo La Boca se convirtió en un atractivo turístico.

Parte de la vida que se aferra a este cuerpo de agua seco es la de las aves acuáticas de la familia anatidae, mejor conocidas como patos, especie migratoria que suele vivir cerca de hábitats de agua dulce o salada, como lagunas, pantanos y presas.

Incluso sin agua, alrededor de una treintena de patos siguen su instinto y se aferran en las inmediaciones de La Boca, donde habitan cerca de los pocos charcos en busca de agua y alimento.

Los patos siguen su instinto y se aferran en las inmediaciones de La Boca. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna


Es triste lo que veo, seca la presa. Me da tristeza, sentimiento, que mis hijos no pudieron ver la presa llena agrega don Antonio, mientras dirige la mirada a la amplia extensión de tierra seca que hoy es La Boca

Edificada en la cuenca del Río San Juan, la construcción de la presa fue impulsada por el banquero Rodrigo Gómez, originario del municipio de Linares y quien fue director del Banco de México (Banxico) entre 1952 y 1970, en el periodo conocido como “desarrollo estabilizador”.

Su propósito fue dotar al Monterrey metropolitano de una fuente de agua.

La construcción de la presa, cuyo nombre oficial es precisamente Rodrigo Gómez, inició en 1961 y fue concluida en 1963 sobre una superficie original de 455 hectáreas y con una capacidad de 37 millones de metros cúbicos.

La construcción de la presa inició en 1961 y fue concluida en 1963. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna


La presa es alimentada principalmente por el arroyo La Chueca, que nace en la Sierra Madre Oriental, y que alimenta el Río San Juan, que a su vez desemboca en el Río Bravo.

La Boca pronto se convirtió en un atractivo turístico para los neoleoneses y en sus tiempos de bonanza recibía hasta 10 mil personas diarias en temporada vacacional y unas cinco mil durante los fines de semana y días festivos.

La gente aprovechaba para hacer carne asada a las orillas del cuerpo de agua o pasear en catamaranes, lanchas y motos acuáticas.

El turismo era notorio en la presa, que hoy se encuentra seca. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna

De acuerdo con datos del Ayuntamiento de Santiago, el turismo en La Boca dejaba, cuando había agua en la presa, alrededor de 400 millones de pesos al año.

Hoy es diferente. A la falta de agua para la zona metropolitana de Monterrey se suma la falta de empleo que agobia a los prestadores de servicios, pescadores y restauranteros de Santiago que viven de la presa La Boca.

Ramiro Olvera señala al enorme catamarán varado en la tierra seca: “ahí quedó, hagan de cuenta que algo succionó el agua, que le quitaron un tapón y no hubo chance de sacarlo”.

Las instalaciones de El Capitán, cuyo atractivo es el paseo en catamarán, hoy están cerradas; a lo lejos, custodiados por la policía, trabajadores de la empresa Agua y Drenaje de Monterrey bombean lo poco que queda de líquido, que, de acuerdo con el titular de la empresa, Juan Ignacio Barragán, alcanzará para dotar de agua a la ciudad al menos 20 días.

La fauna que habitaba la presa, que incluía especies como el robalo, la tilapia, la perca sol y el langostino, se ha visto afectada o está prácticamente extinta por los bajísimos niveles de agua. Estas especies son las que se ofertaban en pescaderías como la de Ramiro.

Sin agua y sin peces, otras especies también se vieron impactadas, tal es el caso de aves como la garza blanca, el águila pescadora, además de algunos tipos de gorriones y golondrinas.

Conforme se fue vaciando la presa La Boca se encontraron algunas tortugas que tuvieron que ser rescatadas y se detectó la presencia del pez diablo, que no es nativo de la zona.

Las instalaciones de El Capitán, cuyo atractivo es el paseo en catamarán, hoy están cerradas. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna

MUERTE LENTA

El 28 de marzo, por primera vez en 52 años, La Boca dejó de suministrar agua a la zona sur de Monterrey debido a los bajos niveles de agua almacenada.

En condiciones normales, de la presa se extraen 920 litros por segundo de agua, que se redujeron a partir de febrero a 300 litros por segundo. Para el 30 de marzo, el gobierno del estado, encabezado por Samuel García, afirmó que se dejaría de extraer agua para consumo humano de la presa con el fin de evitar un daño a la flora y fauna local.

Sin embargo, las lluvias de la semana pasada dieron, según el mandatario, un mes más de vida a la presa, pues hubo precipitaciones de hasta 78 litros de agua por metro cuadrado, con lo que se estima que podrán extraer 700 litros por segundo de agua para el sur de Monterrey.

La empresa Agua y Drenaje de Monterrey construyó una balsa sumergible con cuatro bombas que puso en operación el jueves pasado, con la que pretende extraer hasta 400 litros de agua por segundo, que luego de un proceso de potabilización de entre ocho y 12 horas estará lista para consumo humano.

Sin agua y sin peces, otras especies también se vieron impactadas. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna

La apuesta del gobierno para paliar la crisis es provocar lluvias a través del bombardeo de nubes, con la esperanza de dotar de un poco de agua a La Boca, sin embargo, el propio gobierno reconoce que hasta septiembre habrá lluvias propicias para llenar las presas.

Doroteo Treviño, asesor operativo de Agua y Drenaje de Monterrey, señaló que ha sido un año muy seco, por lo que las condiciones para contar con lluvias normales entre julio y agosto son bajas y las nubes susceptibles de ser bombardeadas para generar lluvia de momento no son las adecuadas.

A pesar de los esfuerzos del gobierno para incentivar las lluvias y dotar a la ciudadanía de agua, hay escepticismo entre los neoleoneses como Ramiro, quien, apesadumbrado, levanta la vista al cielo y ve las nubes negras.

Son las que han bombardeado, pero llueve en otro lado, se las lleva el viento. Es una maldición
dice.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

SANTIAGO, NL. La presa La Boca luce desolada, seca, con embarcaciones encalladas en la tierra ya desértica. Donde había un cuerpo de agua lleno de vida, sólo quedan unos cuantos patos que se resisten a abandonar el que fue su hogar.

Esta postal de tintes apocalípticos refleja la catástrofe anunciada desde principios del año, a causa de la sequía que enfrenta la entidad por la ausencia de lluvias en 2021 y que tiene a Monterrey y su zona metropolitana sin agua la mayor parte del día.

Te recomendamos leer: Jonás custodia, desde hace días, un tinaco con el vital líquido que escasea en NL

La crisis de agua en Nuevo León se advertía desde principios de febrero, cuando El Sol de México dio cuenta del vaciamiento de la presa La Boca, lo cual fue aprovechado por colectivos de búsqueda de desaparecidos y las Fiscalías de Nuevo León y Coahuila para investigar la posible presencia de restos humanos.

Desde inicio de año se advirtió sobre la sequía de la presa. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna

En ese entonces, la presa estaba al 22 por ciento de su capacidad y el alcalde de Santiago, David de la Peña, advirtió que el cuerpo de agua agonizaba debido a que era el nivel de agua más bajo en toda su historia.

Hoy, la presa tiene menos del siete por ciento de los 37 millones de metros cúbicos que puede almacenar.

Ramiro Olvera trabaja en la Pescadería Veracruz, ubicada a un lado de la presa. Desde la puerta del negocio observa con tristeza el lecho seco y afirma que nunca en sus 44 años de vida había visto una catástrofe de esta naturaleza.

La pescadería Veracruz ha sido testigo de la sequía de La Boca. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna


“Han caído las ventas y las visitas hasta en un 50 por ciento. Los clientes vienen a los negocios a comer, solamente a eso. Anteriormente se abarrotaba todo, subían al catamarán, tomaban cerveza, turisteaban”, dijo el hombre.

Ramiro trabaja desde hace más de 20 años en la zona, y aunque sus clientes siguen visitando el lugar, dice que ya no es lo mismo de antes. Cuando la presa estaba rebosante de agua había vida y alegría en todos, pues con el tiempo La Boca se convirtió en un atractivo turístico.

Parte de la vida que se aferra a este cuerpo de agua seco es la de las aves acuáticas de la familia anatidae, mejor conocidas como patos, especie migratoria que suele vivir cerca de hábitats de agua dulce o salada, como lagunas, pantanos y presas.

Incluso sin agua, alrededor de una treintena de patos siguen su instinto y se aferran en las inmediaciones de La Boca, donde habitan cerca de los pocos charcos en busca de agua y alimento.

Los patos siguen su instinto y se aferran en las inmediaciones de La Boca. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna


Es triste lo que veo, seca la presa. Me da tristeza, sentimiento, que mis hijos no pudieron ver la presa llena agrega don Antonio, mientras dirige la mirada a la amplia extensión de tierra seca que hoy es La Boca

Edificada en la cuenca del Río San Juan, la construcción de la presa fue impulsada por el banquero Rodrigo Gómez, originario del municipio de Linares y quien fue director del Banco de México (Banxico) entre 1952 y 1970, en el periodo conocido como “desarrollo estabilizador”.

Su propósito fue dotar al Monterrey metropolitano de una fuente de agua.

La construcción de la presa, cuyo nombre oficial es precisamente Rodrigo Gómez, inició en 1961 y fue concluida en 1963 sobre una superficie original de 455 hectáreas y con una capacidad de 37 millones de metros cúbicos.

La construcción de la presa inició en 1961 y fue concluida en 1963. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna


La presa es alimentada principalmente por el arroyo La Chueca, que nace en la Sierra Madre Oriental, y que alimenta el Río San Juan, que a su vez desemboca en el Río Bravo.

La Boca pronto se convirtió en un atractivo turístico para los neoleoneses y en sus tiempos de bonanza recibía hasta 10 mil personas diarias en temporada vacacional y unas cinco mil durante los fines de semana y días festivos.

La gente aprovechaba para hacer carne asada a las orillas del cuerpo de agua o pasear en catamaranes, lanchas y motos acuáticas.

El turismo era notorio en la presa, que hoy se encuentra seca. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna

De acuerdo con datos del Ayuntamiento de Santiago, el turismo en La Boca dejaba, cuando había agua en la presa, alrededor de 400 millones de pesos al año.

Hoy es diferente. A la falta de agua para la zona metropolitana de Monterrey se suma la falta de empleo que agobia a los prestadores de servicios, pescadores y restauranteros de Santiago que viven de la presa La Boca.

Ramiro Olvera señala al enorme catamarán varado en la tierra seca: “ahí quedó, hagan de cuenta que algo succionó el agua, que le quitaron un tapón y no hubo chance de sacarlo”.

Las instalaciones de El Capitán, cuyo atractivo es el paseo en catamarán, hoy están cerradas; a lo lejos, custodiados por la policía, trabajadores de la empresa Agua y Drenaje de Monterrey bombean lo poco que queda de líquido, que, de acuerdo con el titular de la empresa, Juan Ignacio Barragán, alcanzará para dotar de agua a la ciudad al menos 20 días.

La fauna que habitaba la presa, que incluía especies como el robalo, la tilapia, la perca sol y el langostino, se ha visto afectada o está prácticamente extinta por los bajísimos niveles de agua. Estas especies son las que se ofertaban en pescaderías como la de Ramiro.

Sin agua y sin peces, otras especies también se vieron impactadas, tal es el caso de aves como la garza blanca, el águila pescadora, además de algunos tipos de gorriones y golondrinas.

Conforme se fue vaciando la presa La Boca se encontraron algunas tortugas que tuvieron que ser rescatadas y se detectó la presencia del pez diablo, que no es nativo de la zona.

Las instalaciones de El Capitán, cuyo atractivo es el paseo en catamarán, hoy están cerradas. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna

MUERTE LENTA

El 28 de marzo, por primera vez en 52 años, La Boca dejó de suministrar agua a la zona sur de Monterrey debido a los bajos niveles de agua almacenada.

En condiciones normales, de la presa se extraen 920 litros por segundo de agua, que se redujeron a partir de febrero a 300 litros por segundo. Para el 30 de marzo, el gobierno del estado, encabezado por Samuel García, afirmó que se dejaría de extraer agua para consumo humano de la presa con el fin de evitar un daño a la flora y fauna local.

Sin embargo, las lluvias de la semana pasada dieron, según el mandatario, un mes más de vida a la presa, pues hubo precipitaciones de hasta 78 litros de agua por metro cuadrado, con lo que se estima que podrán extraer 700 litros por segundo de agua para el sur de Monterrey.

La empresa Agua y Drenaje de Monterrey construyó una balsa sumergible con cuatro bombas que puso en operación el jueves pasado, con la que pretende extraer hasta 400 litros de agua por segundo, que luego de un proceso de potabilización de entre ocho y 12 horas estará lista para consumo humano.

Sin agua y sin peces, otras especies también se vieron impactadas. Foto: Luis Sandoval | El Sol de La Laguna

La apuesta del gobierno para paliar la crisis es provocar lluvias a través del bombardeo de nubes, con la esperanza de dotar de un poco de agua a La Boca, sin embargo, el propio gobierno reconoce que hasta septiembre habrá lluvias propicias para llenar las presas.

Doroteo Treviño, asesor operativo de Agua y Drenaje de Monterrey, señaló que ha sido un año muy seco, por lo que las condiciones para contar con lluvias normales entre julio y agosto son bajas y las nubes susceptibles de ser bombardeadas para generar lluvia de momento no son las adecuadas.

A pesar de los esfuerzos del gobierno para incentivar las lluvias y dotar a la ciudadanía de agua, hay escepticismo entre los neoleoneses como Ramiro, quien, apesadumbrado, levanta la vista al cielo y ve las nubes negras.

Son las que han bombardeado, pero llueve en otro lado, se las lleva el viento. Es una maldición
dice.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Local

IMMujeres presenta programa de apoyo para jefas de familia

Se han registrado 42 mujeres que laboran en cuatro empresas de calzado

Local

Reúne expresiones urbanas “PRINT SESSIONZ Vol. 1”

El evento se realiza el 14 de agosto en la Torre Andrade

Sociedad

Tras varios meses, México registra menos de 10 mil casos de Covid-19

La Ssa prevé que los registros continúen disminuyendo hasta regresar a los números previos al inicio de la quinta ola

Deportes

Liga Premier Veteranos tiene nuevo líder

Para la sexta jornada enfrentó a EPCA, rival que ha sufrido las de Caín y se llevó un revés de 4-1

Justicia

FGR logra penas de hasta 25 años contra tres hombres por delincuencia organizada en SLP

Luego de 11 años de haber sido detenidos, la Fiscalía Especializada en materia de Delincuencia Organizada dio las sentencias

Deportes

Doble revés para las inferiores del León en Mazatlán

La Sub-14 nada pudo hacer para evitar el contundente 3 a 0 que le encajó la oncena sinaloense

Deportes

Termina buena racha de Las Fieras en la categoría Sub-18

Las verdiblancas suman siete unidades y se sitúan octavas en el sector dos de la competencia