/ martes 19 de octubre de 2021

¿Por qué las empresas de redes sociales deben ser controladas?

Facebook no es la única que compromete los derechos de los niños al priorizar sus ganancias

En septiembre, el Wall Street Journal publicó el caso de Facebook, basándose en miles de documentos filtrados por una exempleada, cuyos archivos muestran que la compañía sabe que sus prácticas dañan a los jóvenes, pero no actúa, eligiendo el beneficio corporativo sobre el bien público.

Pero Facebook no es la única empresa de redes sociales que compromete los derechos y el bienestar de los jóvenes protegidos internacionalmente al priorizar las ganancias.

La recolección y la mercantilización de datos personales (incluidos los datos de los niños) sustenta el modelo financiero de internet, un modelo que la psicóloga social y filósofa Shoshana Zuboff ha denominado capitalismo de vigilancia.

Las empresas de redes sociales ganan dinero con este modelo al recopilar, analizar y vender la información personal de sus usuarios. Para aumentar el flujo de estos valiosos datos, trabajan para involucrar a más personas, durante más tiempo, a través de más interacciones.

En última instancia, el valor de los datos personales recopilados radica en los perfiles personales detallados que admiten los datos: perfiles que se utilizan para alimentar los algoritmos que dan forma a nuestras fuentes de noticias, personalizan nuestros resultados de búsqueda, nos ayudan (u obstaculizan) a conseguir un trabajo y determinan los anuncios que recibir.

En un giro que se refuerza a sí mismo, estos mismos datos se utilizan para dar forma a nuestros entornos en línea para fomentar la divulgación de aún más datos, y el proceso se repite.

Una investigación realizada tanto en Canadá como en el Reino Unido ha descubierto en repetidas ocasiones la preocupación de los jóvenes por cómo las empresas de medios sociales y los responsables políticos les están fallando.

En lugar de respetar los derechos de expresión de los jóvenes, a estar libres de discriminación y a participar en las decisiones que los afectan, las empresas de redes sociales monitorean a los jóvenes para bombardearlos con contenido no solicitado al servicio de las ganancias corporativas.

Como resultado, los jóvenes han dicho a menudo que se sienten presionados a ajustarse a los perfiles estereotipados que se utilizan para dirigir su comportamiento y dar forma a su entorno con fines de lucro.

Por ejemplo, las adolescentes dijeron que aunque usar Instagram y Snapchat creaba ansiedad e inseguridad en sus cuerpos, les resultaba casi imposible "apagar" las plataformas. También contaron cómo la protección limitada proporcionada por la configuración de privacidad predeterminada los deja vulnerables a "fotos de pollas" no deseadas y solicitudes para enviar imágenes íntimas a hombres que no conocen.

Varias niñas y sus padres dijeron que esto a veces puede conducir a resultados extremos, incluido el rechazo a la escuela, las autolesiones y, en algunos casos, el intento de suicidio.

Los jóvenes destacaron que quieren más libertad y control al usar estos espacios, por lo que son tan públicos o privados como quieran, sin temor a ser monitoreados o perfilados, o que sus datos están siendo distribuidos a corporaciones.

Añadieron que rara vez las plataformas se molestan en informar sobre contenido dañino. Y esto no se debe a que no sepan cómo hacerlo, sino a que han aprendido por experiencia que no ayuda. Algunas plataformas fueron demasiado lentas para responder, otras no respondieron en absoluto y algunas dijeron que lo que se informó no infringía los estándares de la comunidad, por lo que no estaban dispuestos a ayudar… Y es que, básicamente, eliminar el contenido tóxico dañaría los resultados corporativos.

Entonces, ¿qué se debe hacer a la luz de las revelaciones recientes, aunque no sin precedentes, en los archivos de Facebook? Sin duda, los problemas son complejos, pero hemos elaborado una lista de principios rectores que centran los derechos del niño y dan prioridad a lo que los jóvenes nos han dicho sobre lo que necesitan:

Los jóvenes deben participar directamente en el desarrollo de políticas que sean relevantes para ellos.

Se debe impedir que las empresas de redes sociales lancen productos para niños y que recopilen sus datos con fines de elaboración de perfiles.

Los gobiernos deben invertir más recursos para brindar respuestas informales rápidas, gratuitas y de fácil acceso y apoyo para aquellos que son víctimas de daños en línea.

Necesitamos leyes que garanticen que las empresas de redes sociales sean transparentes y responsables, especialmente cuando se trata de moderación de contenido.

De esta manera, podemos trabajar juntos para romper el modelo de capitalismo de vigilancia que los pone en peligro en primer lugar.



TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

En septiembre, el Wall Street Journal publicó el caso de Facebook, basándose en miles de documentos filtrados por una exempleada, cuyos archivos muestran que la compañía sabe que sus prácticas dañan a los jóvenes, pero no actúa, eligiendo el beneficio corporativo sobre el bien público.

Pero Facebook no es la única empresa de redes sociales que compromete los derechos y el bienestar de los jóvenes protegidos internacionalmente al priorizar las ganancias.

La recolección y la mercantilización de datos personales (incluidos los datos de los niños) sustenta el modelo financiero de internet, un modelo que la psicóloga social y filósofa Shoshana Zuboff ha denominado capitalismo de vigilancia.

Las empresas de redes sociales ganan dinero con este modelo al recopilar, analizar y vender la información personal de sus usuarios. Para aumentar el flujo de estos valiosos datos, trabajan para involucrar a más personas, durante más tiempo, a través de más interacciones.

En última instancia, el valor de los datos personales recopilados radica en los perfiles personales detallados que admiten los datos: perfiles que se utilizan para alimentar los algoritmos que dan forma a nuestras fuentes de noticias, personalizan nuestros resultados de búsqueda, nos ayudan (u obstaculizan) a conseguir un trabajo y determinan los anuncios que recibir.

En un giro que se refuerza a sí mismo, estos mismos datos se utilizan para dar forma a nuestros entornos en línea para fomentar la divulgación de aún más datos, y el proceso se repite.

Una investigación realizada tanto en Canadá como en el Reino Unido ha descubierto en repetidas ocasiones la preocupación de los jóvenes por cómo las empresas de medios sociales y los responsables políticos les están fallando.

En lugar de respetar los derechos de expresión de los jóvenes, a estar libres de discriminación y a participar en las decisiones que los afectan, las empresas de redes sociales monitorean a los jóvenes para bombardearlos con contenido no solicitado al servicio de las ganancias corporativas.

Como resultado, los jóvenes han dicho a menudo que se sienten presionados a ajustarse a los perfiles estereotipados que se utilizan para dirigir su comportamiento y dar forma a su entorno con fines de lucro.

Por ejemplo, las adolescentes dijeron que aunque usar Instagram y Snapchat creaba ansiedad e inseguridad en sus cuerpos, les resultaba casi imposible "apagar" las plataformas. También contaron cómo la protección limitada proporcionada por la configuración de privacidad predeterminada los deja vulnerables a "fotos de pollas" no deseadas y solicitudes para enviar imágenes íntimas a hombres que no conocen.

Varias niñas y sus padres dijeron que esto a veces puede conducir a resultados extremos, incluido el rechazo a la escuela, las autolesiones y, en algunos casos, el intento de suicidio.

Los jóvenes destacaron que quieren más libertad y control al usar estos espacios, por lo que son tan públicos o privados como quieran, sin temor a ser monitoreados o perfilados, o que sus datos están siendo distribuidos a corporaciones.

Añadieron que rara vez las plataformas se molestan en informar sobre contenido dañino. Y esto no se debe a que no sepan cómo hacerlo, sino a que han aprendido por experiencia que no ayuda. Algunas plataformas fueron demasiado lentas para responder, otras no respondieron en absoluto y algunas dijeron que lo que se informó no infringía los estándares de la comunidad, por lo que no estaban dispuestos a ayudar… Y es que, básicamente, eliminar el contenido tóxico dañaría los resultados corporativos.

Entonces, ¿qué se debe hacer a la luz de las revelaciones recientes, aunque no sin precedentes, en los archivos de Facebook? Sin duda, los problemas son complejos, pero hemos elaborado una lista de principios rectores que centran los derechos del niño y dan prioridad a lo que los jóvenes nos han dicho sobre lo que necesitan:

Los jóvenes deben participar directamente en el desarrollo de políticas que sean relevantes para ellos.

Se debe impedir que las empresas de redes sociales lancen productos para niños y que recopilen sus datos con fines de elaboración de perfiles.

Los gobiernos deben invertir más recursos para brindar respuestas informales rápidas, gratuitas y de fácil acceso y apoyo para aquellos que son víctimas de daños en línea.

Necesitamos leyes que garanticen que las empresas de redes sociales sean transparentes y responsables, especialmente cuando se trata de moderación de contenido.

De esta manera, podemos trabajar juntos para romper el modelo de capitalismo de vigilancia que los pone en peligro en primer lugar.



TE RECOMENDAMOS ESCUCHAR ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Capacitan a más de 250 empresas para legitimación de contratos

Se han brindado 3 conceptos en los que se incluye autodiagnóstico, concientización del reto y casos prácticos

Local

Resienten amas de casa incremento de la canasta básica

Ahora compran lo más básico como es el huevo y las verduras y dejaron de consumir carne ya que de costar 120 pesos aumentó a 170 pesos

Sociedad

Envenenan al Río Bravo con aguas negras

El derrame continuará hasta fin de año, cuando se reparen las tuberías, indicó El Paso Water, la empresa responsable del incidente

Finanzas

Precios de autos rebasan a la inflación

Además de los aumentos en insumos también el transporte, la logística misma, encareció: AMIA

Cultura

Margo Glantz , la escritora palomilenial de 92 años

La escritora, que cumplirá 92 años en enero, recibió la medalla Carlos Fuentes en la FIL Guadalajara

Sociedad

Consejo de Género OEM: Ven desigual la cobertura de mujeres buscadoras

Los colectivos consideran que los medios deben ser aliados para visibilizar las desapariciones

Finanzas

Preocupa la polarización a líderes mexicanos

Empresarios, políticos, deportistas y artistas, entre otras personalidades influyentes hacen un llamado a la unidad

Gossip

Mariah Carey llevará su vida al cine

Mariah Carey adapta su libro de memorias en un proyecto que ella comanda; la cantante graba su segundo especial navideño para Apple TV+