/ sábado 9 de abril de 2022

Así es San Juan el Alto, arqueología que enamora

En faldas de la Sierra de Pénjamo se halla una zona que fue punta de lanza para estudiar las culturas prehispánicas en Guanajuato

Durante mucho tiempo se pensó que en la época prehispánica en Guanajuato no había asentamientos humanos permanentes y que sólo habitaban el territorio tribus chichimecas seminómadas, pero el descubrimiento de Plazuelas vino a echar por la borda esa teoría.

Ubicada en la comunidad de San Juan el Alto, Plazuelas es uno de los sitios que ha permitido comprender un poco más cómo era el llamado Reino de Michoacán y del que habría formado parte esa región de Pénjamo, en Guanajuato. Las personas que han estudiado a Plazuelas se han sorprendido por considerarla una zona compleja, sobre todo porque la construcción de ésta podría ser un antecedente del concepto “amigable con el ambiente”.

También te podría interesar: Tienes una cita con el ajolote en Pinal de Amoles

“Concebida como un espacio abierto y en relación directa con los cerros, Plazuelas sobresale por su integración al paisaje, ya que fue edificada cuidadosamente para no romper el orden de su entorno”, dice la descripción que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hizo sobre este lugar, que data de los años 600 y 900 d.C., periodo en el que el territorio del actual estado de Guanajuato alcanzó su mayor densidad de población.

La zona se halla en medio de tres laderas que separan las barrancas Los Cuijes y Agua Nacida; lo que llama más la atención es que todos sus edificios fueron construidos de manera dispersa pero con comunicación entre sí, con largas calzadas y veredas.

Plazuelas y sus misterios

No es casualidad que las investigaciones sobre Plazuelas sigan arrojando datos, pues aún falta alrededor de una hectárea por investigar en la ubicación que, se presume, es la continuación de esta ciudad prehispánica. Su ubicación en las faldas de la sierra de Pénjamo ha dado pauta para una hipótesis que indica que se trató de un pueblo que decidió habitar de forma sedentaria, posiblemente después de huir.

Otra teoría es que en esa zona se asentaron los soldados que eran los que defendían la entrada al Reino de Michoacán y por ello usaron la zona serrana para hacer avistamientos y las faldas de ésta para descansar.

Por el lado oeste fue identificado un edificio como palacio, sitio de hospedaje o lugar de reunión de gobernantes, nobles y guerreros. Debajo de una de las columnas de este palacio fue depositada una escultura pintada de rojo, que asemeja una serpiente emplumada con las fauces abiertas de la que emerge el rostro de un personaje ataviado con collares.

La zona se convirtió en el punto de partida para el estudio de culturas prehispánicas de Guanajuato y fue determinante para encontrar otra zona arqueológica: Peralta, ubicada en el municipio de Abasolo, a unos 10 kilómetros una de la otra.

Culto a los cuatro elementos

Plazuelas sigue siendo un lugar de grandes incógnitas. El diseño y ornamentación de sus edificios evoca una y otra vez el antiguo culto a los dioses que personificaban el agua, la tierra, el fuego y el viento, elementos indispensables para la reproducción de la vida, entre los que destacan los atributos de Tláloc, dios de la lluvia, señor del tiempo agrícola. Por otra parte, la combinación de los diseños tallados en las rocas y las representaciones arquitectónicas distintivas de regiones cercanas y lejanas confirman a Plazuelas como un centro que aglutina la complejidad del pensamiento de los diversos pueblos que formaron parte de la civilización mesoamericana


El lugar cuenta con un museo que expone parte de las piezas encontradas en este sitio y que permiten apreciar el esplendor que llegó a tener en su mejor época. Este espacio abre de martes a domingo, de 10:00 a 18:00 horas.

Horario

Martes a Domingo: 10:00 a 18:00 hrs. (el último recorrido es a las 17:00 horas y dura aproximadamente una hora).

Cómo llegar a San Juan el Alto

tomar la carretera federal 1110 Pénjamo–La Piedad, que es la que lleva al poblado de Buenos Aires. Una vez ahí, se continúa por un camino de terracería por poco más de tres kilómetros, que conduce a la comunidad de San Juan el Alto Plazuelas.

También se puede llegar en camión. Éste se toma en Pénjamo, tiene que ser el que se dirige a La Piedad; una vezarriba se le solicita al chofer que lo deje en Plazuelas.

│Escucha nuestro podcast│

Durante mucho tiempo se pensó que en la época prehispánica en Guanajuato no había asentamientos humanos permanentes y que sólo habitaban el territorio tribus chichimecas seminómadas, pero el descubrimiento de Plazuelas vino a echar por la borda esa teoría.

Ubicada en la comunidad de San Juan el Alto, Plazuelas es uno de los sitios que ha permitido comprender un poco más cómo era el llamado Reino de Michoacán y del que habría formado parte esa región de Pénjamo, en Guanajuato. Las personas que han estudiado a Plazuelas se han sorprendido por considerarla una zona compleja, sobre todo porque la construcción de ésta podría ser un antecedente del concepto “amigable con el ambiente”.

También te podría interesar: Tienes una cita con el ajolote en Pinal de Amoles

“Concebida como un espacio abierto y en relación directa con los cerros, Plazuelas sobresale por su integración al paisaje, ya que fue edificada cuidadosamente para no romper el orden de su entorno”, dice la descripción que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hizo sobre este lugar, que data de los años 600 y 900 d.C., periodo en el que el territorio del actual estado de Guanajuato alcanzó su mayor densidad de población.

La zona se halla en medio de tres laderas que separan las barrancas Los Cuijes y Agua Nacida; lo que llama más la atención es que todos sus edificios fueron construidos de manera dispersa pero con comunicación entre sí, con largas calzadas y veredas.

Plazuelas y sus misterios

No es casualidad que las investigaciones sobre Plazuelas sigan arrojando datos, pues aún falta alrededor de una hectárea por investigar en la ubicación que, se presume, es la continuación de esta ciudad prehispánica. Su ubicación en las faldas de la sierra de Pénjamo ha dado pauta para una hipótesis que indica que se trató de un pueblo que decidió habitar de forma sedentaria, posiblemente después de huir.

Otra teoría es que en esa zona se asentaron los soldados que eran los que defendían la entrada al Reino de Michoacán y por ello usaron la zona serrana para hacer avistamientos y las faldas de ésta para descansar.

Por el lado oeste fue identificado un edificio como palacio, sitio de hospedaje o lugar de reunión de gobernantes, nobles y guerreros. Debajo de una de las columnas de este palacio fue depositada una escultura pintada de rojo, que asemeja una serpiente emplumada con las fauces abiertas de la que emerge el rostro de un personaje ataviado con collares.

La zona se convirtió en el punto de partida para el estudio de culturas prehispánicas de Guanajuato y fue determinante para encontrar otra zona arqueológica: Peralta, ubicada en el municipio de Abasolo, a unos 10 kilómetros una de la otra.

Culto a los cuatro elementos

Plazuelas sigue siendo un lugar de grandes incógnitas. El diseño y ornamentación de sus edificios evoca una y otra vez el antiguo culto a los dioses que personificaban el agua, la tierra, el fuego y el viento, elementos indispensables para la reproducción de la vida, entre los que destacan los atributos de Tláloc, dios de la lluvia, señor del tiempo agrícola. Por otra parte, la combinación de los diseños tallados en las rocas y las representaciones arquitectónicas distintivas de regiones cercanas y lejanas confirman a Plazuelas como un centro que aglutina la complejidad del pensamiento de los diversos pueblos que formaron parte de la civilización mesoamericana


El lugar cuenta con un museo que expone parte de las piezas encontradas en este sitio y que permiten apreciar el esplendor que llegó a tener en su mejor época. Este espacio abre de martes a domingo, de 10:00 a 18:00 horas.

Horario

Martes a Domingo: 10:00 a 18:00 hrs. (el último recorrido es a las 17:00 horas y dura aproximadamente una hora).

Cómo llegar a San Juan el Alto

tomar la carretera federal 1110 Pénjamo–La Piedad, que es la que lleva al poblado de Buenos Aires. Una vez ahí, se continúa por un camino de terracería por poco más de tres kilómetros, que conduce a la comunidad de San Juan el Alto Plazuelas.

También se puede llegar en camión. Éste se toma en Pénjamo, tiene que ser el que se dirige a La Piedad; una vezarriba se le solicita al chofer que lo deje en Plazuelas.

│Escucha nuestro podcast│

Local

Guanajuatenses presentan monumental alfombra de flores en Bruselas [Videos]

El festejo forma parte del Día de la Asunción que este año se celebran del 12 al 15 de agosto

Local

Repudia CCEL ataques violentos en la ciudad

Los organismos empresariales reiteran su respaldo a las autoridades a fin de que fortalezcan las medidas de seguridad

Local

Contemplan dos paraderos del SIT en el presupuesto del 2023

El único "Paradero Seguro" que existe en León es del Poliforum

Sociedad

CNDH se olvida de la pobreza franciscana: compra autos último modelo

Realiza compras de impresoras, escáneres, sillones y otros muebles con elevado sobreprecio

Sociedad

Votan contra la unión igualitaria en Aguascalientes

Sólo asistieron 3 integrantes de la Comisión de Derechos Humanos al Congreso de Aguascalientes

Gossip

El museo de Cantinflas será del pueblo mexicano: Tita Marbez

Tras la misa comunitaria por el 111 aniversario del nacimiento del artista, su heredera anuncia el proyecto para el cual el gobierno local donará un terreno en la colonia Roma

Tecnología

Videojuegos, la nueva batalla de las criptomonedas

Defensores de la criptocultura creen que la blockchain permite a los gamers recuperar dinero que invierten al vender avatares

Tecnología

Alertan de uso malicioso en Airtag de Apple

Aprovechan herramienta para rastrear objetivos sin su conocimiento, alerta la compañía Metabase Q

Cultura

Noticia de un secuestro: crean la serie que a García Márquez le gustaría ver

Cristina Umaña encabeza la serie Noticia de un secuestro, basada en la obra de García Márquez