/ domingo 11 de junio de 2023

Los Maestros como mejores aliados de los Padres de Familia

Dejar la Educación en manos de la tecnocracia, representa un riesgo para el desarrollo social fundado en el humanismo ético.

La dinámica social acompañada de múltiples condiciones y fuerzas en permanente lucha adquiere un mayor significado para el sistema educativo como ente jurídico responsable de ofrecer una formación armónica e integral de la niñez y juventud. Ello sin omitir la función primaria de la familia, como célula básica en la que descansa el desarrollo infantil.

Los padres de familia y los educadores representan figuras insustituibles para la formación del espíritu infantil, su relación fundada en valores tales como la solidaridad, el aprecio mutuo por su función complementaria, habrán de ser el distingo de su vínculo.


En los últimos años la relación armónica entre padres de familia y educadores se vio perturbada por políticas públicas que favorecieron el antagonismo, la rivalidad entre unos y otros, motivados por disposiciones de la autoridad educativa para descalificar la noble tarea del educador.


Autores diversos de las disciplinas en pedagogía y de la psicología, A. Freud, C. Freinet, A. Makarenko, Montessori, representantes de movimientos progresistas en el campo educativo, coinciden en principios que significan la influencia de la Educación temprana en la formación de la personalidad infantil, aportaciones que plantean la importancia de la influencia tanto de padres de familia y educadores como sujetos facilitadores no sólo de saberes académicos, sino de manera particular, como constructores de seres humanos, con todo lo que ello implica.


¿Qué motivos favorecieron el antagonismo entre padres de familia y educadores? ¿Qué razones explican la pobre o nula atención a la Educación inicial o temprana?

La disertación es muy amplia y a la vez compleja. En un primer acercamiento para explicar estas cuestiones refiero que las ciencias sociales pasaron a un segundo término en el diseño de modelos educativos, concediendo mayor importancia a enfoques educativos eficientistas en donde la economía y la producción adquirieron propósitos superiores por encima del desarrollo humano como aspiración superior.


En el mundo actual, la clase política y en particular los gobernantes, agobiados por la descomposición social, buscan soluciones en el diseño de políticas públicas que reviertan el deterioro de la convivencia social, comunitaria, hoy cada vez más lejana. Poner la mirada en las ciencias sociales, en las aportaciones de la Pedagogía y Psicología, resultan impostergables, los profesionales de estas disciplinas han de ser considerados en la administración pública para su inclusión, dejar la Educación en manos de la tecnocracia, representa un riesgo para el desarrollo social fundado en el humanismo ético.


A lo anterior se agregan motivaciones que argumentaron el hecho de que cualquier profesional, puede ejercer la función como educador, política que adquirió una gran influencia en los grupos económicos de poder. De ahí el olvido y deterioro de las escuelas formadoras de maestros, a las que se les consideró como irrelevantes e innecesarias. Al respecto J.Piaget señalaba que así como la salud de un niño, se pone en manos de un especialista, un Pediatra, lo mismo habrá de ocurrir en la Educación, la cual debe estar en manos de un profesional de la Educación, de un educador.


La Educación es un proceso de dos vías que exige de coincidir en esfuerzos, en un punto de intersección, que llevado adecuadamente permite hacer sinergia en propósitos y aspiraciones, punto de encuentro de padres de familia y educadores, ya que la cordial relación entre unos y otros, potencia su influencia formativa en el desarrollo de la niñez y juventud.


Comparto mi correo para continuar orientando a los interesados en temas relacionados a la salud emocional zavalafranciscoramirez@gmail.com


Francisco Javier Zavala Ramírez

Dejar la Educación en manos de la tecnocracia, representa un riesgo para el desarrollo social fundado en el humanismo ético.

La dinámica social acompañada de múltiples condiciones y fuerzas en permanente lucha adquiere un mayor significado para el sistema educativo como ente jurídico responsable de ofrecer una formación armónica e integral de la niñez y juventud. Ello sin omitir la función primaria de la familia, como célula básica en la que descansa el desarrollo infantil.

Los padres de familia y los educadores representan figuras insustituibles para la formación del espíritu infantil, su relación fundada en valores tales como la solidaridad, el aprecio mutuo por su función complementaria, habrán de ser el distingo de su vínculo.


En los últimos años la relación armónica entre padres de familia y educadores se vio perturbada por políticas públicas que favorecieron el antagonismo, la rivalidad entre unos y otros, motivados por disposiciones de la autoridad educativa para descalificar la noble tarea del educador.


Autores diversos de las disciplinas en pedagogía y de la psicología, A. Freud, C. Freinet, A. Makarenko, Montessori, representantes de movimientos progresistas en el campo educativo, coinciden en principios que significan la influencia de la Educación temprana en la formación de la personalidad infantil, aportaciones que plantean la importancia de la influencia tanto de padres de familia y educadores como sujetos facilitadores no sólo de saberes académicos, sino de manera particular, como constructores de seres humanos, con todo lo que ello implica.


¿Qué motivos favorecieron el antagonismo entre padres de familia y educadores? ¿Qué razones explican la pobre o nula atención a la Educación inicial o temprana?

La disertación es muy amplia y a la vez compleja. En un primer acercamiento para explicar estas cuestiones refiero que las ciencias sociales pasaron a un segundo término en el diseño de modelos educativos, concediendo mayor importancia a enfoques educativos eficientistas en donde la economía y la producción adquirieron propósitos superiores por encima del desarrollo humano como aspiración superior.


En el mundo actual, la clase política y en particular los gobernantes, agobiados por la descomposición social, buscan soluciones en el diseño de políticas públicas que reviertan el deterioro de la convivencia social, comunitaria, hoy cada vez más lejana. Poner la mirada en las ciencias sociales, en las aportaciones de la Pedagogía y Psicología, resultan impostergables, los profesionales de estas disciplinas han de ser considerados en la administración pública para su inclusión, dejar la Educación en manos de la tecnocracia, representa un riesgo para el desarrollo social fundado en el humanismo ético.


A lo anterior se agregan motivaciones que argumentaron el hecho de que cualquier profesional, puede ejercer la función como educador, política que adquirió una gran influencia en los grupos económicos de poder. De ahí el olvido y deterioro de las escuelas formadoras de maestros, a las que se les consideró como irrelevantes e innecesarias. Al respecto J.Piaget señalaba que así como la salud de un niño, se pone en manos de un especialista, un Pediatra, lo mismo habrá de ocurrir en la Educación, la cual debe estar en manos de un profesional de la Educación, de un educador.


La Educación es un proceso de dos vías que exige de coincidir en esfuerzos, en un punto de intersección, que llevado adecuadamente permite hacer sinergia en propósitos y aspiraciones, punto de encuentro de padres de familia y educadores, ya que la cordial relación entre unos y otros, potencia su influencia formativa en el desarrollo de la niñez y juventud.


Comparto mi correo para continuar orientando a los interesados en temas relacionados a la salud emocional zavalafranciscoramirez@gmail.com


Francisco Javier Zavala Ramírez

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 21 de junio de 2024

La convivencia social ¿es posible?

El respeto a la norma jurídica, principio rector para conquistar la paz social

Francisco Javier Zavala Ramírez

lunes 27 de mayo de 2024

Ideología y Educación

La reflexión de la ideología en el proceso educativo

Francisco Javier Zavala Ramírez

lunes 27 de mayo de 2024

Autoestima y violencia

Fortalecer la valía de las personas desde etapas primarias en su vida con acciones de reposicionamiento social humanista es la clave de la evolución en una sociedad progresista

Francisco Javier Zavala Ramírez

sábado 18 de mayo de 2024

A propósito del 15 de mayo

El profesor que sujeta o doméstica al educando se convierte en un opresor que niega al educando toda posibilidad de SER

Francisco Javier Zavala Ramírez

sábado 16 de marzo de 2024

El civismo, antídoto a la violencia

La importancia por recuperar lo que como sociedad y gobierno hemos olvidado

Francisco Javier Zavala Ramírez

Cargar Más