/ sábado 5 de septiembre de 2020

Bloque opositor de Venezuela se fractura rumbo a elecciones

Henrique Capriles, rival número 1 de Hugo Chávez, vuelve a escena y enfrenta debilidades de Juan Guaidó

CARACAS. 17 meses. Es el tiempo que Juan Guaidó ha sido el líder monolítico de la oposición venezolana. En ese lapso, el resto de grandes nombres han guardado silencio y se han mantenido en segundo plano. Hasta ahora. Henrique Capriles ha vuelto a la primera línea con un golpe de efecto al declararse parte de una negociación que ha logrado la liberación de 50 presos políticos.

Más allá de las tradicionales peleas de egos entre opositores, muchas son las voces que han criticado cómo Capriles había sido relegado, pese a su rol principal durante años entre la oposición. El dos veces candidato presidencial comenzó a mostrar sus críticas en 2020, pero ha sido tras un polémico llamamiento a la unidad de Guaidó cuando ha enseñado los dientes.

Con el diálogo, que siempre ha negado de manera frontal Guaidó, Capriles ha logrado un resultado incontestable: la liberación de 50 personas y el fin de la persecución judicial a otras 60, un logro tangible que su joven detractor no fue capaz conseguir.

GUAIDÓ YA NO ES EL LÍDER

Juan Guaidó, un gran desconocido para la mayoría, fue capaz de lograr algo casi imposible, alinear todas las voluntades de la oposición en un mismo sentido. Eso sí, lo hizo gracias al incontestable apoyo de EU y de sus vecinos Colombia y Brasil.

Sin embargo, las grietas comenzaron a surgir y el personalismo de Guaidó derivó en unas críticas feroces a quienes se atrevían a sugerir la necesidad de reorientarse. Especialmente, se escucharon críticas cuando se negó a dialogar con Nicolás Maduro.

Esa falla la aprovechó Capriles junto al que fue durante todo 2019 vicepresidente del Parlamento, Stalin González, siempre al lado de Guaidó durante su liderazgo en la Asamblea Nacional, y sentado a la mesa de diálogo con el Gobierno en el breve tiempo que fue posible.

No solo son Capriles y González. Quizás la voz más crítica ha sido la de María Corina Machado, quien calificó el último llamado de unidad de Guaidó como “una agenda de distracción”.

Y le asestó la gran condena: “El país te dio una tarea que no has podido o querido cumplir”.

CAPRILES APARECIÓ Y TRIUNFÓ

Capriles se mantuvo en un discreto y paciente segundo plano, viendo, escuchando y, la mayoría de veces, callando, al menos en lo que respecta a la crítica hacia Guaidó, pese a estar en desacuerdo con él y con su equipo.

Si bien el objetivo es el mismo para ambos -lograr un cambio en Venezuela y sacar a Maduro del poder-, los métodos que cada uno considera que hay que utilizar para lograrlo están a años luz. Y también lo están los tiempos. Capriles aguarda el momento adecuado, mientras que Guaidó improvisa y procede impaciente.

Y esa impaciencia la que lo llevó a cometer errores que agotaron la paciencia de Capriles y se lo hizo saber de forma contundente sin dar lugar a la réplica. La experiencia de Capriles le ayudó a mantener la calma de la que el joven carece.

Pero Guaidó, pese a saber que esa crítica contra él está en la calle, no ha sido capaz de controlar el impulso de actuar sin pensar en las consecuencias que, antes o después, tenían que llegar.

Y llegaron de la mano de Capriles por sorpresa y, una vez más ,en público, después de que el equipo de Guaidó sacase un comunicado rechazando las reuniones de su contraparte con el Gobierno de Maduro y mostrando su ofensa por no consultarlo con el presidente del Parlamento.

DECEPCIÓN INTERNACIONAL

El 2019 amaneció con una América en las manos más extremas posibles en décadas o, al menos, si solo se consideran los procesos electorales. Estados Unidos, bajo el mandato de Donald Trump; Brasil, con la Presidencia de Jair Bolsonaro, y Colombia, de nuevo gobernada por el uribismo, la tradicional némesis del chavismo, aunque con un rostro más moderado.

Ninguno de ellos dudó en aceptar la apuesta que planteó Guaidó el 23 de enero de 2019, cuando juró ante una multitud el cargo de presidente interino. Los tres le reconocieron de inmediato y, poco a poco, fueron sumándose otros países del mundo, entre ellos los de la UE.

Guaidó mostró mucha sintonía con esos mandatarios americanos y, de hecho, su primera visita oficial fue para ver a Bolsonaro. Previamente se había reunido en Bogotá con el Grupo de Lima y había sostenido encuentros con el presidente colombiano, Iván Duque, o el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

Más de medio centenar de gobiernos trasladaron a Guaidó su apoyo y lo reconocieron como presidente encargado de Venezuela a principios de aquel 2019 que hoy parece tan lejano en el tiempo.

El interinato de Guaidó tendría haberse prolongado, según la Constitución, 30 días, en los cuales debería haber logrado, tal y como él mismo esperaba, sacar a Maduro del poder y hacerse con el mando, pero los planes se fueron al traste y el chavismo reaccionó. Lo intentó, nuevamente y con popularidad menguante, el 30 de abril de 2019, cuando fraguó un levantamiento militar que aparentaba ser el golpe definitivo, pero en poco más de 24 horas se había convertido en nada.

Así, la decepción y la desilusión se volvieron a apoderar de los venezolanos y, aunque Guaidó insiste en que cuenta con el apoyo de la comunidad internacional, el pueblo le reclama que tiene que mirar a Venezuela, que los de fuera ya han demostrado que no van a arreglar un país cada día más hundido.

CARACAS. 17 meses. Es el tiempo que Juan Guaidó ha sido el líder monolítico de la oposición venezolana. En ese lapso, el resto de grandes nombres han guardado silencio y se han mantenido en segundo plano. Hasta ahora. Henrique Capriles ha vuelto a la primera línea con un golpe de efecto al declararse parte de una negociación que ha logrado la liberación de 50 presos políticos.

Más allá de las tradicionales peleas de egos entre opositores, muchas son las voces que han criticado cómo Capriles había sido relegado, pese a su rol principal durante años entre la oposición. El dos veces candidato presidencial comenzó a mostrar sus críticas en 2020, pero ha sido tras un polémico llamamiento a la unidad de Guaidó cuando ha enseñado los dientes.

Con el diálogo, que siempre ha negado de manera frontal Guaidó, Capriles ha logrado un resultado incontestable: la liberación de 50 personas y el fin de la persecución judicial a otras 60, un logro tangible que su joven detractor no fue capaz conseguir.

GUAIDÓ YA NO ES EL LÍDER

Juan Guaidó, un gran desconocido para la mayoría, fue capaz de lograr algo casi imposible, alinear todas las voluntades de la oposición en un mismo sentido. Eso sí, lo hizo gracias al incontestable apoyo de EU y de sus vecinos Colombia y Brasil.

Sin embargo, las grietas comenzaron a surgir y el personalismo de Guaidó derivó en unas críticas feroces a quienes se atrevían a sugerir la necesidad de reorientarse. Especialmente, se escucharon críticas cuando se negó a dialogar con Nicolás Maduro.

Esa falla la aprovechó Capriles junto al que fue durante todo 2019 vicepresidente del Parlamento, Stalin González, siempre al lado de Guaidó durante su liderazgo en la Asamblea Nacional, y sentado a la mesa de diálogo con el Gobierno en el breve tiempo que fue posible.

No solo son Capriles y González. Quizás la voz más crítica ha sido la de María Corina Machado, quien calificó el último llamado de unidad de Guaidó como “una agenda de distracción”.

Y le asestó la gran condena: “El país te dio una tarea que no has podido o querido cumplir”.

CAPRILES APARECIÓ Y TRIUNFÓ

Capriles se mantuvo en un discreto y paciente segundo plano, viendo, escuchando y, la mayoría de veces, callando, al menos en lo que respecta a la crítica hacia Guaidó, pese a estar en desacuerdo con él y con su equipo.

Si bien el objetivo es el mismo para ambos -lograr un cambio en Venezuela y sacar a Maduro del poder-, los métodos que cada uno considera que hay que utilizar para lograrlo están a años luz. Y también lo están los tiempos. Capriles aguarda el momento adecuado, mientras que Guaidó improvisa y procede impaciente.

Y esa impaciencia la que lo llevó a cometer errores que agotaron la paciencia de Capriles y se lo hizo saber de forma contundente sin dar lugar a la réplica. La experiencia de Capriles le ayudó a mantener la calma de la que el joven carece.

Pero Guaidó, pese a saber que esa crítica contra él está en la calle, no ha sido capaz de controlar el impulso de actuar sin pensar en las consecuencias que, antes o después, tenían que llegar.

Y llegaron de la mano de Capriles por sorpresa y, una vez más ,en público, después de que el equipo de Guaidó sacase un comunicado rechazando las reuniones de su contraparte con el Gobierno de Maduro y mostrando su ofensa por no consultarlo con el presidente del Parlamento.

DECEPCIÓN INTERNACIONAL

El 2019 amaneció con una América en las manos más extremas posibles en décadas o, al menos, si solo se consideran los procesos electorales. Estados Unidos, bajo el mandato de Donald Trump; Brasil, con la Presidencia de Jair Bolsonaro, y Colombia, de nuevo gobernada por el uribismo, la tradicional némesis del chavismo, aunque con un rostro más moderado.

Ninguno de ellos dudó en aceptar la apuesta que planteó Guaidó el 23 de enero de 2019, cuando juró ante una multitud el cargo de presidente interino. Los tres le reconocieron de inmediato y, poco a poco, fueron sumándose otros países del mundo, entre ellos los de la UE.

Guaidó mostró mucha sintonía con esos mandatarios americanos y, de hecho, su primera visita oficial fue para ver a Bolsonaro. Previamente se había reunido en Bogotá con el Grupo de Lima y había sostenido encuentros con el presidente colombiano, Iván Duque, o el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

Más de medio centenar de gobiernos trasladaron a Guaidó su apoyo y lo reconocieron como presidente encargado de Venezuela a principios de aquel 2019 que hoy parece tan lejano en el tiempo.

El interinato de Guaidó tendría haberse prolongado, según la Constitución, 30 días, en los cuales debería haber logrado, tal y como él mismo esperaba, sacar a Maduro del poder y hacerse con el mando, pero los planes se fueron al traste y el chavismo reaccionó. Lo intentó, nuevamente y con popularidad menguante, el 30 de abril de 2019, cuando fraguó un levantamiento militar que aparentaba ser el golpe definitivo, pero en poco más de 24 horas se había convertido en nada.

Así, la decepción y la desilusión se volvieron a apoderar de los venezolanos y, aunque Guaidó insiste en que cuenta con el apoyo de la comunidad internacional, el pueblo le reclama que tiene que mirar a Venezuela, que los de fuera ya han demostrado que no van a arreglar un país cada día más hundido.

Local

Leoneses viven en semáforo verde

Este fin de semana abarrotaron las calles, olvidando que hay una pandemia

Policiaca

Vinculan a proceso a El Azul por delincuencia organizada

También Israel, su acompañante, quedará en prisión preventiva

Deportes

‘Batman’ Gutiérrez cierra un año de brillar en las albercas

Raúl siguió los pasos de su hermano Juan José que en 2019 también fue reconocido con el PED.

Policiaca

Vuelca camión de transporte de personal en la Manuel Doblado- La Piedad

Dos mujeres fallecieron y 28 personas más resultaron lesionadas

Sociedad

CFCRL por iniciar actividades ante Reforma Laboral: experto

El inicio de actividades del CFCRL es parte de los compromisos internacionales que México asumió en el T-MEC, aseguró el especialista

Finanzas

Ingresos de Coca-Cola FEMSA moderan su caída en el tercer trimestre

FEMSA registró ingresos por 46 mil 734 mdp en el tercer trimestre del año, cifra 4% menor a la reportada en el mismo periodo de 2019

Sociedad

Investigan a policías que amputaron dedo a mujer durante su detención

De acuerdo a la afectada, ella y su pareja salieron de un restaurante cuando fueron alcanzados por unos agentes de Tránsitos y los comenzaron a golpear

Ciencia

NASA confirma la existencia de agua en la Luna

Científicos aseguraron que la Luna contiene agua helada en numerosos cráteres, incluso muy pequeños, a los que nunca llega la luz solar

Mundo

Japón se compromete a lograr neutralidad de carbono en 2050

"Declaro que vamos a reducir (las emisiones) de gases de efecto invernadero a cero de aquí a 2050", aseguró el primer ministro