/ lunes 4 de noviembre de 2019

“Palabras más… palabras menos”

Jesse Villalpando Zamora

¿A dónde iría La Fiera en la liguilla con los altibajos y descuidos que ha venido mostrando en las últimas jornadas?

Esa es la pregunta que todos nos hacemos y más de uno puede concordar que con el futbol que los verdes están mostrando ahora, no llegarían tan lejos en la fiesta grande como el torneo pasado, es más, de momento la liguilla ni siquiera se encuentra amarrada, aunque también sería una verdadera catástrofe que no entraran a ella cuando por delante tienen a un Toluca ya eliminado y a unos “Xolos” que están en el mismo tenor, dando unas de cal, por otras de arena.

Resulta increíble que en cuestión de meses, León pasó de ser la defensa más sólida a ser una de las más castigadas y es que sólo ante América y Querétaro se ha logrado mantener el cero en propia puerta, situación que nos lleva al análisis de los diferentes movimientos que ha realizado Nacho Ambriz.

Es cierto, por expulsiones y en su mayoría lesiones, el “domador” le ha tenido que mover y pensar más de dos veces para conformar sus alineaciones titulares, sin embargo, el vaivén constante de jugadores fuera de su posición habitual también ha generado un gran desconcierto y falta con observar detenidamente lo que sucedió en el último choque ante Morelia con gente como Tesillo, Moreno, Ramos y Meneses, aunque este último lo salva el golazo que le dio el empate a La Fiera.

Por lo que estaba en juego y por lo que había sido Monarcas en los últimos juegos, la “Ley Ambriz” le jugó una mala pasada a su creador ya que quedó claro que Cardona no está para ser titular y que Ramos no anda en su mejor versión, ni física, ni futbolística, así que con esos ajustes Nacho perdió minutos importantes donde quizás otros más enchufados como Campbell y Sosa le pudieron haber marcado la diferencia, en caso de haber estado desde el comienzo, sin embargo, Ambriz es firme a sus ideas y él no está hecho para romper sus propias reglas, ni para desbocarse más de lo normal.

Cuando al torneo le restan un par de fechas en su fase regular, preocupa que León marche con intermitencia y que su gente haya vuelto a mostrar un desapruebo mediante abucheos y silbatinas, lo que en cierto punto es entendible ya que desde el semestre anterior la afición adquirió el buen hábito de ver a su equipo ganar.

Hay tiempo de que Ambriz y los suyos ajusten una que otra tuerca y afinen la máquina, la liguilla está al alcance, pero el objetivo es llegar hasta la final y ahí quedarse con esa octava estrella que ante Tigres se negó, cualquier otro resultado que no sea levantar el trofeo será un fracaso, por lo invertido ahora en refuerzos y sobre todo por la vara que es medido el equipo ante lo conseguido en el torneo de Clausura.


Sus comentarios en @JesseVillalpand

Jesse Villalpando Zamora

¿A dónde iría La Fiera en la liguilla con los altibajos y descuidos que ha venido mostrando en las últimas jornadas?

Esa es la pregunta que todos nos hacemos y más de uno puede concordar que con el futbol que los verdes están mostrando ahora, no llegarían tan lejos en la fiesta grande como el torneo pasado, es más, de momento la liguilla ni siquiera se encuentra amarrada, aunque también sería una verdadera catástrofe que no entraran a ella cuando por delante tienen a un Toluca ya eliminado y a unos “Xolos” que están en el mismo tenor, dando unas de cal, por otras de arena.

Resulta increíble que en cuestión de meses, León pasó de ser la defensa más sólida a ser una de las más castigadas y es que sólo ante América y Querétaro se ha logrado mantener el cero en propia puerta, situación que nos lleva al análisis de los diferentes movimientos que ha realizado Nacho Ambriz.

Es cierto, por expulsiones y en su mayoría lesiones, el “domador” le ha tenido que mover y pensar más de dos veces para conformar sus alineaciones titulares, sin embargo, el vaivén constante de jugadores fuera de su posición habitual también ha generado un gran desconcierto y falta con observar detenidamente lo que sucedió en el último choque ante Morelia con gente como Tesillo, Moreno, Ramos y Meneses, aunque este último lo salva el golazo que le dio el empate a La Fiera.

Por lo que estaba en juego y por lo que había sido Monarcas en los últimos juegos, la “Ley Ambriz” le jugó una mala pasada a su creador ya que quedó claro que Cardona no está para ser titular y que Ramos no anda en su mejor versión, ni física, ni futbolística, así que con esos ajustes Nacho perdió minutos importantes donde quizás otros más enchufados como Campbell y Sosa le pudieron haber marcado la diferencia, en caso de haber estado desde el comienzo, sin embargo, Ambriz es firme a sus ideas y él no está hecho para romper sus propias reglas, ni para desbocarse más de lo normal.

Cuando al torneo le restan un par de fechas en su fase regular, preocupa que León marche con intermitencia y que su gente haya vuelto a mostrar un desapruebo mediante abucheos y silbatinas, lo que en cierto punto es entendible ya que desde el semestre anterior la afición adquirió el buen hábito de ver a su equipo ganar.

Hay tiempo de que Ambriz y los suyos ajusten una que otra tuerca y afinen la máquina, la liguilla está al alcance, pero el objetivo es llegar hasta la final y ahí quedarse con esa octava estrella que ante Tigres se negó, cualquier otro resultado que no sea levantar el trofeo será un fracaso, por lo invertido ahora en refuerzos y sobre todo por la vara que es medido el equipo ante lo conseguido en el torneo de Clausura.


Sus comentarios en @JesseVillalpand