/ viernes 24 de julio de 2020

A punta de pistola obligan a sacerdotes oficiar misa en Guerrero

El obispo dijo que han sido disciplinados y cuidan que los servicios se desarrollen con todas las medidas sanitarias necesarias

ACAPULCO. El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, calificó de tercos a los guerrerenses que se niegan a acatar las medidas de prevención para evitar contagios de Covid-19 y dijo que las cosas son tan graves que con pistola en mano obligan a párrocos a oficiar misas.

Monseñor Rangel Mendoza detalló hace unos días que personas provenientes del Estado de México obligaron a un sacerdote a oficiar una ceremonia religiosa, en el momento en que las iglesias se encontraban cerradas, y que al paso de los días en el pueblo en que se ofició la misa bajo amenaza se detectaron varios contagios de coronavirus.

Aclaró que la Iglesia católica ha sido disciplinada: "abrimos aceptando sólo el 30 por ciento de las personas que caben en los templos y se instaló tapete sanitizante, se reparte gel y se usa cubrebocas, con ellos buscamos que aquí no se contagien las personas que buscan apoyo espiritual pero tampoco los sacerdotes".

Foto Archivo

En torno a las fiestas patronales, el obispo indicó que todas se hacen de forma diferente, guardando las normas para evitar conglomeraciones y estableciendo las medidas de sanidad pertinentes igual que se está haciendo en las misas de las catedrales de Chilapa y Chilpancingo.

Mencionó que en la diócesis se tienen cinco sacerdotes que han contraído el Covid-19, pero que afortunadamente todos ya lo están superando: “Tenía pendiente de unos padres que son de más de 80 años, pero ya están saliendo con bien de la crisis”.

Señaló que han sido un ejemplo, una motivación para las demás personas, y reconoció que al coronavirus “No lo vamos a desterrar tan rápido y vamos a tener que convivir con él en esta nueva realidad. Es mejor ir tomando las medidas necesarias, porque no siempre vamos a estar encerrados o confinados, porque sabemos que así perjudicamos la economía; yo creo que nos tenemos que abrir, pero con las medidas sanitarias”.

Foto Archivo / Foto: Javier Tinoco Memije | El Sol de Acapulco

Finalmente, se dijo inconforme porque el gobierno federal puso en cuarto lugar de importancia abrir las iglesias y no consideró la fe como algo esencial: “En Guerrero la gente es muy espiritual, religiosa y el gran refugio a dónde va la gente".


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

ACAPULCO. El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, calificó de tercos a los guerrerenses que se niegan a acatar las medidas de prevención para evitar contagios de Covid-19 y dijo que las cosas son tan graves que con pistola en mano obligan a párrocos a oficiar misas.

Monseñor Rangel Mendoza detalló hace unos días que personas provenientes del Estado de México obligaron a un sacerdote a oficiar una ceremonia religiosa, en el momento en que las iglesias se encontraban cerradas, y que al paso de los días en el pueblo en que se ofició la misa bajo amenaza se detectaron varios contagios de coronavirus.

Aclaró que la Iglesia católica ha sido disciplinada: "abrimos aceptando sólo el 30 por ciento de las personas que caben en los templos y se instaló tapete sanitizante, se reparte gel y se usa cubrebocas, con ellos buscamos que aquí no se contagien las personas que buscan apoyo espiritual pero tampoco los sacerdotes".

Foto Archivo

En torno a las fiestas patronales, el obispo indicó que todas se hacen de forma diferente, guardando las normas para evitar conglomeraciones y estableciendo las medidas de sanidad pertinentes igual que se está haciendo en las misas de las catedrales de Chilapa y Chilpancingo.

Mencionó que en la diócesis se tienen cinco sacerdotes que han contraído el Covid-19, pero que afortunadamente todos ya lo están superando: “Tenía pendiente de unos padres que son de más de 80 años, pero ya están saliendo con bien de la crisis”.

Señaló que han sido un ejemplo, una motivación para las demás personas, y reconoció que al coronavirus “No lo vamos a desterrar tan rápido y vamos a tener que convivir con él en esta nueva realidad. Es mejor ir tomando las medidas necesarias, porque no siempre vamos a estar encerrados o confinados, porque sabemos que así perjudicamos la economía; yo creo que nos tenemos que abrir, pero con las medidas sanitarias”.

Foto Archivo / Foto: Javier Tinoco Memije | El Sol de Acapulco

Finalmente, se dijo inconforme porque el gobierno federal puso en cuarto lugar de importancia abrir las iglesias y no consideró la fe como algo esencial: “En Guerrero la gente es muy espiritual, religiosa y el gran refugio a dónde va la gente".


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Local

[VIDEO] Guanajuato listo para la batalla legal y política para defender federalismo: Diego Sinhue

Guanajuato es la sexta economía nacional, pero es el último estado en recibir recursos federales por habitante

Local

Leoneses viven en semáforo verde

Este fin de semana abarrotaron las calles, olvidando que hay una pandemia

Policiaca

Vuelca camión en la Manuel Doblado-La Piedad; hay dos muertos y 17 lesionados

Dos mujeres fallecieron y 17 personas más resultaron lesionadas, seis de ellos fueron reportados de gravedad

Local

Guanajuato se acerca los 50 mil contagiados de Covid-19

Reportan 123 casos más y 20 fallecimientos, la mayoría por transmisión comunitaria

Local

Esperan que AMLO reaccione al pronunciamiento

Ricardo Alaniz y Ricardo Ortiz y Alejandra Reynoso se suman al llamado hacia el presidente López Obrador para defender el federalismo, pero coinciden en la “terquedad” de su gobierno

Local

Más que los recortes, el modelo de nación

A nombre de los alcaldes de Guanajuato, Héctor López Santillana externó su preocupación por las decisiones centralizadas que afectan a los municipios

Local

Mueren otros diez leoneses por Covid-19

Este lunes, el municipio reporta 35 nuevos contagios, pero están en investigación 969 casos

Policiaca

[VIDEO] Balean a hombre en la colonia Los Olivos

Los responsables huyeron en la camioneta amarilla que tiene la leyenda "soy piloto"