imagotipo

Abuela de niños envenenados por su madre recobra el conocimiento

Rosa María Cortés, madre de Mireya Agraz, despertó en el hospital donde es atendida, luego de que sobrevivió a la tragedia registrada en la casa de San Jerónimo Lidice, delegación Magdalena Contreras, reportaron ayer médicos que la atienden.

No te pierdas: Creman cuerpos de los tres niños envenenados por su madre

Sin embargo, aún no es interrogada por personal de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina, porque padece de lagunas mentales y no se acuerda de lo que ocurrió el día de los hechos.

La señora es testigo clave de lo acontecido durante la noche en que junto con su hija, Mireya Agraz, su esposo acordaron quitarse la vida junto con sus tres nietos.

Los médicos que la atienden a la señora, de 68 años de edad, apuntaron que la paciente pudiera padecer un episodio de demencia.

Te recomendamos: Abogado denuncia que madre suicida no recibió apoyo de las autoridades

Los cuerpos de las cinco personas fueron encontrados por autoridades policíacas la noche del miércoles, luego de que tomaron pastillas para quitarse la vida.

Posteriormente, se supo que Mireya Agraz fue quien tomó la decisión de suicidarse junto con sus hijos, porque su esposo, Leopoldo Olvera Villa, le había ganado la patria potestad de los menores.

Ella se opuso por todos los medios legales a su alcance para entregar a sus dos gemelas y un niña, porque acusó a su exmarido de haber abusado sexualmente de ellos.

Lee también: Si sobreviven, ahí está la pistola: Madre dejó dicho en carta póstuma

Sin embargo, el procurador de Justicia capitalino, Rodolfo Ríos Garza, dijo que no se encontraron evidencias para comprobar los señalamientos de Agraz Cortes; lo cual fue corroborado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

Finalmente, personal de la Procuraduría General de Justicia está en el hospital custodiando a la sobreviviente.

/afa