/ jueves 20 de agosto de 2020

Innecesario volver a clases

La directora de una escuela particular considera que las condiciones no permiten que los niños estén concentrados en la enseñanza; los de nuevo ingreso carecerán de afectos hacia profesores y compañeros

León, Gto.- Propietarios y directores de escuelas privadas no solo enfrentan el problema de disminución en su matrícula, sino además trámites administrativos que le representan unos 800 mil pesos para refrendar la incorporación ante la Secretaría de Educación y la actualización de dictámenes.


María Guadalupe Arredondo Moreno, directora del Centro Escolar Sabines, ubicado en la colonia Los Paraísos vive, como muchos directivos la crisis no solo educativa, sino económica que la pandemia ha generado.

Con una baja de 300 alumnos para el ciclo escolar que está por iniciar, manifiesta que su problema no es contar con menos estudiantes, sino tener que prescindir de más de la mitad de sus profesores.

Pikis, como la conocen padres de familia y miles de alumnos que cursaron en alguna etapa del Sabines, a lo largo de 31 años, se molesta y preocupa porque considera innecesario iniciar un ciclo escolar digital, en estas condiciones.

RAZONES PEDAGÓGICAS

Su argumento va más allá de lo económico. “Como directora y pedagoga, te digo que en un niño de nuevo ingreso, que no tiene relación con nadie, es muy difícil que se dé la enseñanza virtual porque no hay esa conexión con el maestro, con la escuela, entre los alumnos. No hay forma de que el niño se concentre y atienda cuando una maestra no representa autoridad para él. Debe haber un vínculo afectivo, un vínculo emocional para poder interesar a los niños. En los niños de nuevo ingreso, es un papel muy corto lo que podemos hacer las instituciones escolares”, afirma.

Arrendondo Moreno agrega que el ambiente no es propicio para la enseñanza. “Los papás de los niños que están viviendo una situación complicada en lo económico, es imposible que estén bien emocionalmente y por eso los niños no tienen ninguna estabilidad emocional. Entonces ¿qué pueden aprender? Es muy complicado. Para mí es una 'regada de pata' que empiecen clases virtualmente los niños. Nos hubiéramos esperado ¿Por qué toman esta medida? ¿Para tratar de sanar la imagen? Abrir la economía sin escuelas es nada. El señor del transporte no puede trabajar; las tienditas están muertas, las papelerías están muertas. ¿De qué sirve que hagan toda esta parafernalia de las clases en línea cuando no van a tener ningún resultado positivo?”

“¿Qué van a hacer los papás? Los van a dejar sin escuela este año o se los van a llevar a oficiales. Ok y le van a cupo a todo mundo y luego cuando las clases sean presenciales tengan grupos de 80 ó 90 alumnos ¿cómo le van a hacer?”, se pregunta y en su rostro refleja la desesperación por decisiones en las que no se tomó en cuenta a los profesionales de la educación.

“Esto está muy mal y los papás, obviamente quieren garantías de que sus niños van a salir bien y hoy no se las podemos dar; no hay manera”, reconoce.

NIÑOS SIN PAPÁS Y SIN ESCUELA

Por cuestiones económicas o por la propia contingencia sanitaria, Pikis menciona que alrededor de 300 alumnos no volverán al Sabines.

"Yo no me preocupaba que se me fueran niños, porque la verdad hasta me sobraban; mi cupo estaba limitado; el ciclo escolar pasado lo cerré con 550 alumnos entre preescolar y primaria”, pero una buena parte de estos menores quizá no tomen clases ni ésta, ni en otra escuela.

⬇️Da clic aquí⬇️

La directora explica que “la mayoría de los niños se van a quedar sin escuela porque a los papás no les interesa lo virtual. Yo tengo mucha población de mamás que trabajan en el IMSS que ahorita están en el frente de batalla; sus niños están con los abuelos en otros municipios o fuera del alcance de las mamás. Son mamás que nada más les hablan por teléfono y que los ven exclusivamente el fin de semana ¿Tú crees que a un señor o una señora, con el desgaste emocional de estar atendiendo enfermos por Covid-19, va a tener la paciencia, el fin de semana de ponerse a estudiar con su niño? ¿O los abuelos que son los encargados? Pues no, tampoco”.

FUENTE DE EMPLEO DE 30 FAMILIAS

Con la confirmación de las clases a través de la televisión o en línea, algunos papás le han pedido a Pikis que les devuelva lo que pagaron hace seis meses por inscripción. “Nadie nos echa la mano. Profeco nos dice que devolvamos el 100 % ¿Cómo? Si son pagos que hicieron en febrero y ese dinero ya voló”.

La reducción de matrícula trae consigo la reducción de profesores. En el caso de esta escuela, unos 15 maestros perderán su trabajo.

“Voy a continuar porque yo soy fuente de trabajo de más de 30 familias que puedo sostener siempre y cuando haya un mínimo de niños, pero de tres grupos que tenía en cada grado solo alcanzo a formar uno y por lo tanto, solo un maestro por grupo… Tendré que liquidar a dos de cada grado pero además no hay dinero para liquidar".

El ciclo anterior lo cerró con dos grupos por grado en turno matutino y uno en el vespertino. La matrícula y las condiciones para las clases, modificarán ahora sus horarios, con tres opciones.

⬇️Da clic aquí⬇️

Desde marzo, la colegiatura por contingencia la bajó de 850 a 700 pesos mensuales y así seguirá mientras las clases sean virtuales.

Con facilidades, considerando la situación de la pandemia, algunos papás sacaron a sus hijos y dejaron rezagos de seis meses.

Y lo lamenta. "La Secretaría de Educación les da todas las facilidades para que se vayan a otro colegio; no les piden papeles y lo que necesitan se lo dan en digital y nos dejan a las particulares bailando. Esteban Moctezuma, -secretario federal de Educación-, en sus comunicados dice que las públicas darán todas las facilidades y el mensaje no ayuda a nadie".

En febrero se inscribieron 190 alumnos y en tiempo reciente, 40. Con estos 230 niños iniciará el ciclo 20-21.

"A mí lo que me ayuda es que no pago renta porque el local es mío; si pagara renta ya me hubiera comido. Ese es el motivo por el cual muchas han tenido que cerrar", indica.

TRÁMITES ADMINISTRATIVOS CAROS

La deserción de alumnos, las deudas pendientes y las posibles liquidaciones no es todo con lo que luchan las escuelas particulares. Pikis comenta que en Guanajuato hace dos años, la SEG realizó requerimientos a estos establecimientos.

“Cuando te dan tu incorporación se supone que ya es tuya... pues hace dos años se sacaron de la manga que está en la Ley de Educación, que no debe ser retroactiva, que habría que refrendar esas incorporaciones y tienes que pagar como 800 mil pesos para actualizar uso de suelo, actualizar dictamen estructural, dictamen eléctrico y actualizar todos los dictámenes, pero además, lo tiene que hacer la gente que ellos quieren”.

Explica que “si yo tengo un ingeniero que me lo hace en cinco mil pesos, no puedo; deben ser los de su departamento y cobran 25 mil o 30 mil pesos y hasta que tengo para pagar un dictamen es que los voy haciendo, pero hay más, si me dicen que el enchufe no va ahí, lo tengo que cambiar y ya es otra lana. Primero te hacen una revisión y te dicen que todo está mal, nunca está nada bien, cuando fueron ellos mismos quienes nos autorizaron todo como funciona ahorita”, exclama en tono molesto.

Agrega que “¡Te piden tres cajones de estacionamiento por grupo! Y área para bicicletas ¡Pero si no tengo a nadie con bicicleta! Solo te responden 'así viene en la ley'... Nomás porque esto me apasiona… pero sí está muy difícil… no me preocupa tener poquitos alumnos, me preocupa tener que despedir a mis maestros, ese es mi gran problema”, reitera.

El ciclo anterior lo cerró con 32 personas en la plantilla; en la nueva normalidad se tendrían que ir más de la mitad. De ocho en preescolar, se quedarán tres, de 18 en primaria se quedarían ocho. Además, tiene que contar con los de clases extracurriculares: inglés, educación física y computación. “Es ridículo, tener maestro de educación física cuando son clases virtuales”, afirma.

Y es que esto es una obligación señalada por las autoridades. “Ellos no tienen noción ni conciencia de la operatividad de una escuela. Sus decisiones son políticas y electoreras. El nivel educativo, si nunca les importó, ahora menos”.

NO A LA TV; SÍ A PLATAFORMAS

Arredondo es tajante. No basará su sistema educativo en las clases que se darán a través de diversos canales de televisión.

“No me importa. Yo estoy implementando mi plataforma que me representó una muy buena lana. En ella están todos los contenidos de mi colegio, con videoclases. El problema es que los papás no pueden acompañar a sus hijos en los horarios y entonces uno tiene que ser más flexible”.

Por ello ajustó horarios y opciones. “Pensando que la mayoría de los papás trabajan en la mañana, yo les ofrezco que los maestros les van a dar asesoría en línea en la tarde. Voy a trabajar con tres modalidades y cada papá decidirá cuál quiere: en línea por la página web de la institución, por WhatsApp con grupos y presencial solo para adultos, a quienes les entregaremos las guías de trabajo con las actividades que deben desempeñar los niños en la casa cada semana y ahí van a estar las maestras para retroalimentar a los papás.

Sobre la plataforma que adquirió indicó que la licencia le costó más de 20 mil pesos y cada mes deberá pagar seis mil pesos por su uso.

Aquí hace un llamado a los papás de otras escuelas. "Hay algunas abusivas que están cobrando aparte la plataforma y no se vale; eso me toca a mí, como dirección cubrirla". La plataforma incluye capacitación para directivos, profesores y padres de familia., finalizó.

León, Gto.- Propietarios y directores de escuelas privadas no solo enfrentan el problema de disminución en su matrícula, sino además trámites administrativos que le representan unos 800 mil pesos para refrendar la incorporación ante la Secretaría de Educación y la actualización de dictámenes.


María Guadalupe Arredondo Moreno, directora del Centro Escolar Sabines, ubicado en la colonia Los Paraísos vive, como muchos directivos la crisis no solo educativa, sino económica que la pandemia ha generado.

Con una baja de 300 alumnos para el ciclo escolar que está por iniciar, manifiesta que su problema no es contar con menos estudiantes, sino tener que prescindir de más de la mitad de sus profesores.

Pikis, como la conocen padres de familia y miles de alumnos que cursaron en alguna etapa del Sabines, a lo largo de 31 años, se molesta y preocupa porque considera innecesario iniciar un ciclo escolar digital, en estas condiciones.

RAZONES PEDAGÓGICAS

Su argumento va más allá de lo económico. “Como directora y pedagoga, te digo que en un niño de nuevo ingreso, que no tiene relación con nadie, es muy difícil que se dé la enseñanza virtual porque no hay esa conexión con el maestro, con la escuela, entre los alumnos. No hay forma de que el niño se concentre y atienda cuando una maestra no representa autoridad para él. Debe haber un vínculo afectivo, un vínculo emocional para poder interesar a los niños. En los niños de nuevo ingreso, es un papel muy corto lo que podemos hacer las instituciones escolares”, afirma.

Arrendondo Moreno agrega que el ambiente no es propicio para la enseñanza. “Los papás de los niños que están viviendo una situación complicada en lo económico, es imposible que estén bien emocionalmente y por eso los niños no tienen ninguna estabilidad emocional. Entonces ¿qué pueden aprender? Es muy complicado. Para mí es una 'regada de pata' que empiecen clases virtualmente los niños. Nos hubiéramos esperado ¿Por qué toman esta medida? ¿Para tratar de sanar la imagen? Abrir la economía sin escuelas es nada. El señor del transporte no puede trabajar; las tienditas están muertas, las papelerías están muertas. ¿De qué sirve que hagan toda esta parafernalia de las clases en línea cuando no van a tener ningún resultado positivo?”

“¿Qué van a hacer los papás? Los van a dejar sin escuela este año o se los van a llevar a oficiales. Ok y le van a cupo a todo mundo y luego cuando las clases sean presenciales tengan grupos de 80 ó 90 alumnos ¿cómo le van a hacer?”, se pregunta y en su rostro refleja la desesperación por decisiones en las que no se tomó en cuenta a los profesionales de la educación.

“Esto está muy mal y los papás, obviamente quieren garantías de que sus niños van a salir bien y hoy no se las podemos dar; no hay manera”, reconoce.

NIÑOS SIN PAPÁS Y SIN ESCUELA

Por cuestiones económicas o por la propia contingencia sanitaria, Pikis menciona que alrededor de 300 alumnos no volverán al Sabines.

"Yo no me preocupaba que se me fueran niños, porque la verdad hasta me sobraban; mi cupo estaba limitado; el ciclo escolar pasado lo cerré con 550 alumnos entre preescolar y primaria”, pero una buena parte de estos menores quizá no tomen clases ni ésta, ni en otra escuela.

⬇️Da clic aquí⬇️

La directora explica que “la mayoría de los niños se van a quedar sin escuela porque a los papás no les interesa lo virtual. Yo tengo mucha población de mamás que trabajan en el IMSS que ahorita están en el frente de batalla; sus niños están con los abuelos en otros municipios o fuera del alcance de las mamás. Son mamás que nada más les hablan por teléfono y que los ven exclusivamente el fin de semana ¿Tú crees que a un señor o una señora, con el desgaste emocional de estar atendiendo enfermos por Covid-19, va a tener la paciencia, el fin de semana de ponerse a estudiar con su niño? ¿O los abuelos que son los encargados? Pues no, tampoco”.

FUENTE DE EMPLEO DE 30 FAMILIAS

Con la confirmación de las clases a través de la televisión o en línea, algunos papás le han pedido a Pikis que les devuelva lo que pagaron hace seis meses por inscripción. “Nadie nos echa la mano. Profeco nos dice que devolvamos el 100 % ¿Cómo? Si son pagos que hicieron en febrero y ese dinero ya voló”.

La reducción de matrícula trae consigo la reducción de profesores. En el caso de esta escuela, unos 15 maestros perderán su trabajo.

“Voy a continuar porque yo soy fuente de trabajo de más de 30 familias que puedo sostener siempre y cuando haya un mínimo de niños, pero de tres grupos que tenía en cada grado solo alcanzo a formar uno y por lo tanto, solo un maestro por grupo… Tendré que liquidar a dos de cada grado pero además no hay dinero para liquidar".

El ciclo anterior lo cerró con dos grupos por grado en turno matutino y uno en el vespertino. La matrícula y las condiciones para las clases, modificarán ahora sus horarios, con tres opciones.

⬇️Da clic aquí⬇️

Desde marzo, la colegiatura por contingencia la bajó de 850 a 700 pesos mensuales y así seguirá mientras las clases sean virtuales.

Con facilidades, considerando la situación de la pandemia, algunos papás sacaron a sus hijos y dejaron rezagos de seis meses.

Y lo lamenta. "La Secretaría de Educación les da todas las facilidades para que se vayan a otro colegio; no les piden papeles y lo que necesitan se lo dan en digital y nos dejan a las particulares bailando. Esteban Moctezuma, -secretario federal de Educación-, en sus comunicados dice que las públicas darán todas las facilidades y el mensaje no ayuda a nadie".

En febrero se inscribieron 190 alumnos y en tiempo reciente, 40. Con estos 230 niños iniciará el ciclo 20-21.

"A mí lo que me ayuda es que no pago renta porque el local es mío; si pagara renta ya me hubiera comido. Ese es el motivo por el cual muchas han tenido que cerrar", indica.

TRÁMITES ADMINISTRATIVOS CAROS

La deserción de alumnos, las deudas pendientes y las posibles liquidaciones no es todo con lo que luchan las escuelas particulares. Pikis comenta que en Guanajuato hace dos años, la SEG realizó requerimientos a estos establecimientos.

“Cuando te dan tu incorporación se supone que ya es tuya... pues hace dos años se sacaron de la manga que está en la Ley de Educación, que no debe ser retroactiva, que habría que refrendar esas incorporaciones y tienes que pagar como 800 mil pesos para actualizar uso de suelo, actualizar dictamen estructural, dictamen eléctrico y actualizar todos los dictámenes, pero además, lo tiene que hacer la gente que ellos quieren”.

Explica que “si yo tengo un ingeniero que me lo hace en cinco mil pesos, no puedo; deben ser los de su departamento y cobran 25 mil o 30 mil pesos y hasta que tengo para pagar un dictamen es que los voy haciendo, pero hay más, si me dicen que el enchufe no va ahí, lo tengo que cambiar y ya es otra lana. Primero te hacen una revisión y te dicen que todo está mal, nunca está nada bien, cuando fueron ellos mismos quienes nos autorizaron todo como funciona ahorita”, exclama en tono molesto.

Agrega que “¡Te piden tres cajones de estacionamiento por grupo! Y área para bicicletas ¡Pero si no tengo a nadie con bicicleta! Solo te responden 'así viene en la ley'... Nomás porque esto me apasiona… pero sí está muy difícil… no me preocupa tener poquitos alumnos, me preocupa tener que despedir a mis maestros, ese es mi gran problema”, reitera.

El ciclo anterior lo cerró con 32 personas en la plantilla; en la nueva normalidad se tendrían que ir más de la mitad. De ocho en preescolar, se quedarán tres, de 18 en primaria se quedarían ocho. Además, tiene que contar con los de clases extracurriculares: inglés, educación física y computación. “Es ridículo, tener maestro de educación física cuando son clases virtuales”, afirma.

Y es que esto es una obligación señalada por las autoridades. “Ellos no tienen noción ni conciencia de la operatividad de una escuela. Sus decisiones son políticas y electoreras. El nivel educativo, si nunca les importó, ahora menos”.

NO A LA TV; SÍ A PLATAFORMAS

Arredondo es tajante. No basará su sistema educativo en las clases que se darán a través de diversos canales de televisión.

“No me importa. Yo estoy implementando mi plataforma que me representó una muy buena lana. En ella están todos los contenidos de mi colegio, con videoclases. El problema es que los papás no pueden acompañar a sus hijos en los horarios y entonces uno tiene que ser más flexible”.

Por ello ajustó horarios y opciones. “Pensando que la mayoría de los papás trabajan en la mañana, yo les ofrezco que los maestros les van a dar asesoría en línea en la tarde. Voy a trabajar con tres modalidades y cada papá decidirá cuál quiere: en línea por la página web de la institución, por WhatsApp con grupos y presencial solo para adultos, a quienes les entregaremos las guías de trabajo con las actividades que deben desempeñar los niños en la casa cada semana y ahí van a estar las maestras para retroalimentar a los papás.

Sobre la plataforma que adquirió indicó que la licencia le costó más de 20 mil pesos y cada mes deberá pagar seis mil pesos por su uso.

Aquí hace un llamado a los papás de otras escuelas. "Hay algunas abusivas que están cobrando aparte la plataforma y no se vale; eso me toca a mí, como dirección cubrirla". La plataforma incluye capacitación para directivos, profesores y padres de familia., finalizó.

Local

Conectan 5 mil botones de enlace ciudadanos al sistema “Ojo Ciudadano”

El sistema permite ingresar nuevos dispositivos tecnológicos, el tema es estar a la altura

Local

Prende motores la Motofiesta XX

Sin grandes concentraciones, ni los tradicionales conciertos en vivo, arrancó la edición XX de la Expo Motofiesta

Local

Hacen operativo anticovid en la Central de Abastos

La dirección de Salud Municipal, supervisó en materia sanitaria más de 200 bodegas

Policiaca

[VIDEO] Encuentran cuerpo semienterrado por bulevar Las Joyas

El hallazgo ocurrió minutos después de las 14:30 horas de este domingo

Deportes

Guanajuatenses viajan a la Serie Mundial de para-natación

Jesús Hernández, así como los hermanos Raúl y Juan José Gutiérrez Bermúdez, son los tritones “guanajuas” que buscan en este evento afianzar sus marcas rumbo a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2021

Policiaca

Asesinan a mujer motociclista en San Francisco del Rincón

El ataque ocurrió sobre el bulevar Guadalupe Victoria

Deportes

Confirman guanajuatenses su presencia en el Campeonato Panamericano de halterofilia

Los halteristas ya se encuentran en la ciudad de Monterrey, donde han quedado concentrados en las instalaciones del INDE