imagotipo

Desarrollan horno amigable con el Medio Ambiente

  • Ignacio Ramírez
  • en Local

@nachomxn

Pese a no contar con el apoyo de autoridades ambientales a nivel municipal, estatal y federal, un joven investigador logró desarrollar un biocombustible que con la cooperación de productores ladrilleros será utilizado para la quema del adobe en El Valladito.

Preocupado por el alto índice de contaminación en León, José Roberto García, estudiante de la ingeniería en Aeronáutica decidió comenzar con una investigación que arroja un producto capaz de permitirles a los productores de ladrillo continuar con su labor, sin embargo reduciendo considerablemente las emisiones nocivas al aire.

“Una parte del proyecto lo desarrollaron los productores ladrilleros, que sería la campana de tiro de retorno, la cual toma las emisiones y las regresa a la cámara de combustión generando un ciclo infinito; utilizamos también un biocombustible que ayuda al material, aparte de que se aprovechan los residuos que son emitidos por la ciudad”, comentó el joven que tocó puertas de varias instancias de ecología a nivel estatal, municipal y federal, sin embargo jamás fue apoyado.

surtidora_departamental

El proyecto les ha llevado poco más de 2 años y medio, tanto para la creación de la campana y el desarrollo del biocombustible que está elaborado con residuos orgánicos de aceites vegetales, los cuales fueron recolectados de restaurantes, hoteles y casas de la ciudad, estos desechos son sometidos a un proceso para generar el combustible.

“Nosotros hemos visto y medido que reducimos hasta en un 95 por ciento las emisiones directas al aire, ya no es una contaminación tan agresiva y directa hacia el ambiente; es el primer horno que trabaja con este tipo de material y con esta campana, lo que queremos hacer es expandir esta tecnología hacia los demás productores de ladrillo para que ellos tengan una estabilidad económica y que puedan trabajar”.

A decir de productores e investigadores mencionaron que  con esta forma de quema de ladrillo también se reducen los costos que implica esta actividad hasta en un 25 por ciento y en este primer horno instalado se tiene la capacidad de quemar hasta 16 mil ladrillos, aunque el proyecto podría adaptarse para ampliar su capacidad.

“Ya llevo dos años con este proyecto, pero de muy bonito no pasa, si nos hiciera caso el gobierno municipal y estado que se les convocó y no han llegado, ya no tuviéramos el problema que tenemos de contaminación”, comentó Rafael Lara, productor de ladrillo en El Valladito.

Agregó que en la zona hay una disposición por parte de los ladrilleros para utilizar esta tecnología que reduzca las emisiones al aire, aceptando un reacomodo de los 120 productores ladrilleros.

Además indicó que pese a que autoridades municipales hablan sobre una reubicación y la reconversión tecnológica, mencionó que hasta el momento no les han presentado la propuesta del terreno donde serían instalados y tampoco les han presentado la propuesta del horno multicámara.