imagotipo

Crea marroquí primera mezquita de la ciudad

  • Alfonso Díaz
  • en Local

Bachir Mansour, de origen marroquí, llegó hace dos años a la ciudad de León para quedarse pues se enamoró de Carmen Rivera, su esposa de nacionalidad mexicana, la cual quedó fascinada con la religión del islam y crearon la primera mezquita en la ciudad.

El marroquí desde muy joven viajó a la Ciudad de México en busca de nuevas oportunidades, sin imaginar que años después sería el líder de la primera mezquita en Guanajuato, en la cual brinda un espacio de sabiduría, respeto y rezo para toda la comunidad musulmana.

En entrevista para El Sol de León, dijo que el grupo estaba integrado por 30 personas de distintas nacionalidades: turcos, argelinos, sauditas, palestinos, sirios y egipcios.

La mezquita de Salam León fue inaugurada el 15 de septiembre del año 2015; Bachir dijo que en forma de agradecimiento y amor por la cultura mexicana quiso hacerlo un día que fuera importante para las dos culturas, las fiestas patrias y la iniciación del islam en la ciudad.

Bachir dijo que la idea de formar el espacio espiritual es porque como él es de religión musulmana tiene que rezar cinco veces al día y en la ciudad no tenían el espacio adecuado y se volvía muy incómodo.

surtidora_departamental

 

Mezquita Salam León

“Nosotros rezamos a las 6 de la mañana, 2  y 5 de la tarde y 8:30 y 10 de la noche diario y toda la vida y no teníamos un lugar adecuado, por eso hice la mezquita para tener un lugar donde pedir a Dios”.

Agregó que la mezquita es un templo donde la gente reza y busca encontrarse con Dios, “yo no conocía a los musulmanes de la ciudad, era totalmente ajeno, pero pensé… primero hago la mezquita y luego me dedico a buscar gente musulmana”.

El templo está conformado por varios elementos, entre los que destacan los tapetes, los cuatro principales libros de la religión: el Corán, la Biblia, el Evangelio y la Tura.

“Había gente musulmana que no tenía un lugar donde rezar y cometió varios pecados de la gente mundana pero gracias a la mezquita han pedido perdón a Dios y no han vuelto a caer en los vicios, mi beneficio no es con ellos, yo busco el beneficio propio y es ayudando a que la gente se encuentre con Dios brindándoles un espacio y lugar donde puedan rezar, aprender y convivir”.

 

El islam no es guerra

De acuerdo con Bachir la palabra islam no significa guerra; sin embargo, hay muchos extremistas que usan la religión para hacer sus fechoría. “El islam es una religión de paz, por eso trato de platicar con la gente, de orientarla, que conozcan un poco acerca de la religión y no se dejen llevar”.

Agregó que se encuentra en un punto intermedio pues su propósito tampoco es llenar la ciudad de musulmanes, simplemente se acerca a las personas que les interesa sin el afán de convencer, sólo de enseñar.

“Yo, al hablar de Dios, no tengo beneficios con la gente, los tendré el día que me muera, por eso lo hago y quiero que mi comunidad esté tranquila y orgullosa de sus raíces, además de tener un lugar digno para rezar y convivir fuera de nuestros países”.

El líder dijo que en un futuro espera tener un lugar más amplio y digno para su comunidad en la ciudad, además de adecuar un terreno que les sirva como cementerio, pues como musulmanes no deben ser enterrados en panteones católicos.

 

BANNER-Temporada-de-Lluvia-SOL-728X90