/ miércoles 7 de agosto de 2019

Monjes británicos cambian la leche por la cerveza artesanal

La abadía de Monte San Bernardo apuesta por la producción de alcohol ante la caída de ingresos de su actividad agrícola

En los alrededores de la apacible abadía de Monte San Bernardo, en el centro de Inglaterra, solo los aromas de la malta son testigos del trabajo incansable de los monjes convertidos a la cerveza artesanal.

Ante la caída de los ingresos de su actividad agrícola, este monasterio trapense de unos veinte monjes decidió en los últimos años abandonar la leche y apostar por el alcohol.

Cerveceros apuestan por cuidado de recursos

Los monjes vendieron sus vacas y se demoraron cinco años en dotarse de una fábrica de cerveza que ahora es capaz de producir 300.000 botellas al año.

Su "Tynt Meadow", de 7,4 grados de alcohol, es la duodécima en el mundo en haber recibido el muy codiciado sello de la Asociación Internacional Trapense (ITA, por sus siglas en inglés) tras pasar un riguroso examen de tres años.

Detrás de los gruesos muros de piedra caliza del edificio, miles de botellas de 'Ale', el tipo de cerveza de fermentación alta particularmente apreciada en Reino Unido, salen de un entrelazado de máquinas y tuberías de última generación, fabricadas a medida en Alemania.

TRADICIÓN MONÁSTICA

Tanto apasionados de la cerveza del continente europeo como jóvenes británicos tienen predilección por la cerveza artesanal.

Fabricar esta bebida, asociada a una tradición monástica ancestral, fue una decisión fácil de tomar, no así el proceso.

"Realmente no sabíamos que había una revolución en curso de la cerveza artesanal", reconoce el abad Erik. "Nos preocupaba un poco, al igual que a los demás cerveceros trapenses que temían que demasiada gente se subieses al tren".

Pero la dedicación de los monjes en el proyecto venció estos temores, con algunos ajustes en las actividades diarias establecidas ordenadas por las oraciones diarias.

Un monje debe faltar a los oficios el día de la producción para supervisar las máquinas, lo que no le impide rezar en la cervecería, con una tableta digital en la mano para asegurarse que canta al unísono con sus hermanos.

"Debemos vivir nuestra vida monástica y no podemos dejar que la cervecería interfiera demasiado", explica el hermano Joseph, y añade que solo produce lo necesario para mantener el monasterio y secundar las obras de caridad.

Esta producción está sin embargo integrada plenamente en el ritmo de la vida tranquila de una abadía.

"Hacemos nuestras cervezas de manera artesanal, dejamos que las cosas se hagan, seleccionamos los ingredientes y una gran parte del trabajo es manual", detalla el abad Erik.

Humildad

"Lo que me asombra es que esta cerveza está hecha a partir de ingredientes muy simples, muy humildes" con un resultado de "excepción cuando ves la malta, el lúpulo, el agua y la levadura", admira, delante de la abadía del siglo XIX.

"Creo que hay algo comparable a lo que ocurre en el fondo en una comunidad monástica", agrega.

La cerveza, "Tynt Meadow", que toma el nombre del terreno en el que se refundó la orden hace dos siglos, ahora es apreciada por un gran número de apasionados, pero no realmente por sus productores.

"Los días festivos, Navidad y Pascua, podemos beberla -dice el hermano Joseph-. Pero nosotros como monjes, no somos grandes bebedores", concluye.

En los alrededores de la apacible abadía de Monte San Bernardo, en el centro de Inglaterra, solo los aromas de la malta son testigos del trabajo incansable de los monjes convertidos a la cerveza artesanal.

Ante la caída de los ingresos de su actividad agrícola, este monasterio trapense de unos veinte monjes decidió en los últimos años abandonar la leche y apostar por el alcohol.

Cerveceros apuestan por cuidado de recursos

Los monjes vendieron sus vacas y se demoraron cinco años en dotarse de una fábrica de cerveza que ahora es capaz de producir 300.000 botellas al año.

Su "Tynt Meadow", de 7,4 grados de alcohol, es la duodécima en el mundo en haber recibido el muy codiciado sello de la Asociación Internacional Trapense (ITA, por sus siglas en inglés) tras pasar un riguroso examen de tres años.

Detrás de los gruesos muros de piedra caliza del edificio, miles de botellas de 'Ale', el tipo de cerveza de fermentación alta particularmente apreciada en Reino Unido, salen de un entrelazado de máquinas y tuberías de última generación, fabricadas a medida en Alemania.

TRADICIÓN MONÁSTICA

Tanto apasionados de la cerveza del continente europeo como jóvenes británicos tienen predilección por la cerveza artesanal.

Fabricar esta bebida, asociada a una tradición monástica ancestral, fue una decisión fácil de tomar, no así el proceso.

"Realmente no sabíamos que había una revolución en curso de la cerveza artesanal", reconoce el abad Erik. "Nos preocupaba un poco, al igual que a los demás cerveceros trapenses que temían que demasiada gente se subieses al tren".

Pero la dedicación de los monjes en el proyecto venció estos temores, con algunos ajustes en las actividades diarias establecidas ordenadas por las oraciones diarias.

Un monje debe faltar a los oficios el día de la producción para supervisar las máquinas, lo que no le impide rezar en la cervecería, con una tableta digital en la mano para asegurarse que canta al unísono con sus hermanos.

"Debemos vivir nuestra vida monástica y no podemos dejar que la cervecería interfiera demasiado", explica el hermano Joseph, y añade que solo produce lo necesario para mantener el monasterio y secundar las obras de caridad.

Esta producción está sin embargo integrada plenamente en el ritmo de la vida tranquila de una abadía.

"Hacemos nuestras cervezas de manera artesanal, dejamos que las cosas se hagan, seleccionamos los ingredientes y una gran parte del trabajo es manual", detalla el abad Erik.

Humildad

"Lo que me asombra es que esta cerveza está hecha a partir de ingredientes muy simples, muy humildes" con un resultado de "excepción cuando ves la malta, el lúpulo, el agua y la levadura", admira, delante de la abadía del siglo XIX.

"Creo que hay algo comparable a lo que ocurre en el fondo en una comunidad monástica", agrega.

La cerveza, "Tynt Meadow", que toma el nombre del terreno en el que se refundó la orden hace dos siglos, ahora es apreciada por un gran número de apasionados, pero no realmente por sus productores.

"Los días festivos, Navidad y Pascua, podemos beberla -dice el hermano Joseph-. Pero nosotros como monjes, no somos grandes bebedores", concluye.

Local

La industria del calzado permanece estancada

El director de Economía Municipal, pronosticó un 2020 complicado a nivel nacional

Local

Recibirá Guanajuato 500 millones de pesos menos para el campo

Afectará la modernización del sector, seguros catastróficos y a la comercialización

Local

Niños de la Fundación León cantaron en Mulza Outlet para los visitantes

El próximo 21 de diciembre volverán a acudir para que nadie se quede sin disfrutar de esta fiesta navideña

Finanzas

Tradeco, vetada con Peña Nieto, vuelve con la 4T

La constructora de polémicos proyectos en los sexenios de Fox y Calderón pugna por un contrato de casi 4 mil mdp en Salina Cruz

Política

Después del T-MEC, toca renegociar el tratado con la UE

Se tiene como meta llegar a un acuerdo en 2020 en temas como comercio electrónico y ambiente

Política

INE vuelve a citar a comparecer a AMLO

El citatorio es por la investigación que realiza sobre el presunto uso de los recursos públicos a su favor

Política

Calderón, cerca del registro de su partido

México Libre alcanzó las 200 asambleas distritales con las que acredita tener representación nacional

Celebridades

Céline Dion regresa a la música tras cinco años de ausencia

La cantante regresa a la música con Courage, su primer disco después de cinco años, en el que ofrece una mirada íntima tras la muerte de su esposo en 2016

Celebridades

Harry Styles ahora es retro en su nuevo disco Fine lines

Con nuevo disco, el cantante británico se reinventa y le da un giro a su imagen y a su música