/ domingo 8 de agosto de 2021

La llama olímpica no se apaga; Tokio 2020 pasa la estafeta a París 2024

Los Juegos Olímpicos de Tokio cedieron la responsabilidad del sueño a París, que en 2024 albergará la edición de la justa por tercera vez en su historia

En su manifiesto, el barón Pierre de Coubertin retrataba al olimpismo como una forma de vida; es decir, los valores que imperan en el deporte no sólo hace grandes atletas, sino también grandes personas. La fuerza del final de los Juegos Olímpicos de Tokio llega cargada de simbolismo. En apenas 16 días, el mundo fue capaz de descubrir la esencia de toda una existencia.

La complejidad que supuso la organización de los juegos en medio de una pandemia es inversamente proporcional a la sensación del deber cumplido. Tantas veces se dudó sobre su pertinencia, sin embargo, el Comité Olímpico Internacional se empeñó en mandar un mensaje a la humanidad sobre todo aquello que se pensaba imposible. La clausura, en cierto modo, fue la fiesta del esfuerzo, es decir, el final del camino.

➡️Suman 430 contagios de Covid entre participantes de los Juegos Olímpicos

El estadio olímpico de Tokio, que apenas hace unas horas era testigo de las hazañas de los deportistas, los que no tienen límites, una vez más se convirtió en la pantalla del mundo, con su monte Fuji ardiendo en una llama perpetua. Lejos de los tonos sobrios de la inauguración, donde el mensaje tenía que ser otro, la noche encumbraba en las pantallas los momentos que hicieron de estos juegos un homenaje a la perseverancia. En las pantallas, también, estaban los aficionados, en la nueva realidad que supone el mundo virtual.

➡️ Sigue la mejor cobertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el ESTO

La noche pronto dio paso a la celebración, los atletas, marcados por su propia historia, desfilaron con sus banderas en alto hasta colocarse en el centro de todo, en un circulo perfecto que no solo representaba el sol que habita eterno en la bandera de Japón, sino cada uno de los aros destinados a unirse. Más alto, más rápido, más fuerte, pero sobre todo más juntos, dictaba el lema de los Juegos. Entonces, como si el espíritu olímpico se liberara del interior de cada uno de los 4600 atletas que aún estaba en Japón y volara como luciérnagas, las luces formaron los Aros Olímpicos en una bella imagen de lo intangible, no sin antes recorrer las gradas vacías, en señal de esperanza de un futuro mejor.

Foto: AFP

Arigato, Tokio

Durante semanas, los deportistas apelaron a su ingenio para darle vida a los Juegos Olímpicos. Eran atletas, pero también aficionados que gritaban y alentaban en la inmensidad de los recintos. Encerrados en la burbuja que suponía la Villa Olímpica, la capital nipona era apenas un lugar imaginario, entonces el comité organizador quiso llevarles un poco de la cultura urbana de Tokio.

Por unos minutos, la explanada del estadio Olímpico se convirtió en un gran parque; es decir, ese lugar donde las diversas formas de la vida conviven sin apenas alterarse. Había malabaristas, hombres y mujeres en bicicleta, balones dominados, y baile, mucho baile y muchos ritmos propuestos por la estridencia de la Tokyo Ska Paradise Orchestra, que en la transición terminaron con las notas del himno a la alegría, como metáfora de un momento sublime. Fue la forma de Tokio de decir gracias, arigato, a unos Juegos Olímpicos que a punto estuvieron de no ser, pero fueron.

Foto: AFP

París tomó la estafeta

En la perpetuidad del fuego, la llama resignificó su brillo. Nunca se apaga en realidad. Los Juegos Olímpicos de Tokio cedieron la responsabilidad del sueño a París, que en 2024 albergará la edición de la justa por tercera vez en su historia, justo 100 años después de que en 1924 tuviera su última fiesta olímpica.

En el estadio de Tokio estaba Anne Hidalgo, la alcaldesa de París, que en el acto recibió la bandera olímpica de manos de Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, y Yuriko Koike, gobernadora de Tokio. Hidalgo ondeó orgullosa la bandera, como si el viento enloquecido alborotara la ilusión de lo que viene.

La clausura, en cierto modo, fue la fiesta del esfuerzo, es decir, el final del camino | Foto: AFP

Sonaron entonces las notas triunfales de La Marsella, de los hijos de la patria, con sonidos que llegaban desde los rincones más emblemáticos de París, como la catedral de Notre Dame, con su resiliencia, el museo Louvre, con su prestigio, el Stade de France, con sus misticismo, y la Torre Eiffel, que en su simbolismo fungió de asta virtual para el lábaro olímpico, la torre, enmarcada por la estela de los colores olímpicos y de la bandera de Francia que dejaba el vuelo de los aviones militares y a cuyos pies celebraba una multitud la fiesta del destino.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El Monte Fuji que iluminaba el estadio Olímpico se cerro de pronto, como un volcán en erupción que después de semanas de furia encuentra la calma. La llama se apagó en Tokio, pero se encendió en París. El 2024 ya espera.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Puedes escucharlo en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

En su manifiesto, el barón Pierre de Coubertin retrataba al olimpismo como una forma de vida; es decir, los valores que imperan en el deporte no sólo hace grandes atletas, sino también grandes personas. La fuerza del final de los Juegos Olímpicos de Tokio llega cargada de simbolismo. En apenas 16 días, el mundo fue capaz de descubrir la esencia de toda una existencia.

La complejidad que supuso la organización de los juegos en medio de una pandemia es inversamente proporcional a la sensación del deber cumplido. Tantas veces se dudó sobre su pertinencia, sin embargo, el Comité Olímpico Internacional se empeñó en mandar un mensaje a la humanidad sobre todo aquello que se pensaba imposible. La clausura, en cierto modo, fue la fiesta del esfuerzo, es decir, el final del camino.

➡️Suman 430 contagios de Covid entre participantes de los Juegos Olímpicos

El estadio olímpico de Tokio, que apenas hace unas horas era testigo de las hazañas de los deportistas, los que no tienen límites, una vez más se convirtió en la pantalla del mundo, con su monte Fuji ardiendo en una llama perpetua. Lejos de los tonos sobrios de la inauguración, donde el mensaje tenía que ser otro, la noche encumbraba en las pantallas los momentos que hicieron de estos juegos un homenaje a la perseverancia. En las pantallas, también, estaban los aficionados, en la nueva realidad que supone el mundo virtual.

➡️ Sigue la mejor cobertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el ESTO

La noche pronto dio paso a la celebración, los atletas, marcados por su propia historia, desfilaron con sus banderas en alto hasta colocarse en el centro de todo, en un circulo perfecto que no solo representaba el sol que habita eterno en la bandera de Japón, sino cada uno de los aros destinados a unirse. Más alto, más rápido, más fuerte, pero sobre todo más juntos, dictaba el lema de los Juegos. Entonces, como si el espíritu olímpico se liberara del interior de cada uno de los 4600 atletas que aún estaba en Japón y volara como luciérnagas, las luces formaron los Aros Olímpicos en una bella imagen de lo intangible, no sin antes recorrer las gradas vacías, en señal de esperanza de un futuro mejor.

Foto: AFP

Arigato, Tokio

Durante semanas, los deportistas apelaron a su ingenio para darle vida a los Juegos Olímpicos. Eran atletas, pero también aficionados que gritaban y alentaban en la inmensidad de los recintos. Encerrados en la burbuja que suponía la Villa Olímpica, la capital nipona era apenas un lugar imaginario, entonces el comité organizador quiso llevarles un poco de la cultura urbana de Tokio.

Por unos minutos, la explanada del estadio Olímpico se convirtió en un gran parque; es decir, ese lugar donde las diversas formas de la vida conviven sin apenas alterarse. Había malabaristas, hombres y mujeres en bicicleta, balones dominados, y baile, mucho baile y muchos ritmos propuestos por la estridencia de la Tokyo Ska Paradise Orchestra, que en la transición terminaron con las notas del himno a la alegría, como metáfora de un momento sublime. Fue la forma de Tokio de decir gracias, arigato, a unos Juegos Olímpicos que a punto estuvieron de no ser, pero fueron.

Foto: AFP

París tomó la estafeta

En la perpetuidad del fuego, la llama resignificó su brillo. Nunca se apaga en realidad. Los Juegos Olímpicos de Tokio cedieron la responsabilidad del sueño a París, que en 2024 albergará la edición de la justa por tercera vez en su historia, justo 100 años después de que en 1924 tuviera su última fiesta olímpica.

En el estadio de Tokio estaba Anne Hidalgo, la alcaldesa de París, que en el acto recibió la bandera olímpica de manos de Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, y Yuriko Koike, gobernadora de Tokio. Hidalgo ondeó orgullosa la bandera, como si el viento enloquecido alborotara la ilusión de lo que viene.

La clausura, en cierto modo, fue la fiesta del esfuerzo, es decir, el final del camino | Foto: AFP

Sonaron entonces las notas triunfales de La Marsella, de los hijos de la patria, con sonidos que llegaban desde los rincones más emblemáticos de París, como la catedral de Notre Dame, con su resiliencia, el museo Louvre, con su prestigio, el Stade de France, con sus misticismo, y la Torre Eiffel, que en su simbolismo fungió de asta virtual para el lábaro olímpico, la torre, enmarcada por la estela de los colores olímpicos y de la bandera de Francia que dejaba el vuelo de los aviones militares y a cuyos pies celebraba una multitud la fiesta del destino.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

El Monte Fuji que iluminaba el estadio Olímpico se cerro de pronto, como un volcán en erupción que después de semanas de furia encuentra la calma. La llama se apagó en Tokio, pero se encendió en París. El 2024 ya espera.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Puedes escucharlo en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Local

Daniel Díaz llama a los guanajuatenses a prepararse por Ómicron

Tras confirmarse el primer caso de la nueva variante de Covid-19 en México, el secretario de Salud dijo que no hay que bajar la guardia

Local

Economía de Guanajuato no soportaría nuevo confinamiento

Mauricio Usabiaga dijo que el factor más virulento actualmente no es la nueva variante Ómicron de coronavirus sino la situación económica

Local

Justicia sin simulaciones: Mario Delgado

El presidente ejecutivo de Morena se pronunció respecto al caso del diputado Jorge N

Local

Economía de Guanajuato no soportaría nuevo confinamiento

Mauricio Usabiaga dijo que el factor más virulento actualmente no es la nueva variante Ómicron de coronavirus sino la situación económica

Local

Buscan congresistas regresar apoyos a emprendedores

Con la desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor hay menos apoyos para jóvenes empresarios

Local

Justicia sin simulaciones: Mario Delgado

El presidente ejecutivo de Morena se pronunció respecto al caso del diputado Jorge N

Local

Daniel Díaz llama a los guanajuatenses a prepararse por Ómicron

Tras confirmarse el primer caso de la nueva variante de Covid-19 en México, el secretario de Salud dijo que no hay que bajar la guardia

Local

México debe estar cercano al Congreso de EU para defender a la industria automotriz

Rolando Alaniz Rosales comentó que en Guanajuato se tiene que mantener el diálogo con las empresas armadoras para fortalecer al sector que aquí opera

Turismo

Jardín de San Marcos, el corazón de Aguascalientes

Este pequeño edén citadino ha sido testigo las más bellas tradiciones de la capital