/ domingo 8 de mayo de 2022

Mujeres impresoras de la Colonia usaron los nombres de sus maridos muertos para trabajar

En la Nueva España, un grupo de viudas usó los nombres de sus esposos para seguir con el negocio editorial, cuenta Mónica Hernández

Durante el periodo de la Colonia en la Nueva España, la industria editorial estuvo en manos de un grupo de mujeres ocultas detrás del apellido de sus esposos muertos. Fueron las viudas de los impresores quienes decidieron continuar con el negocio de impresión de libros, revistas y diferentes documentos a pesar de vivir en una sociedad que les reprimía por no tener a un hombre detrás de ellas.

A pesar de los aportes a la impresión en México, la historia oficial ha mantenido relegadas a este grupo de mujeres por vivir en una época en donde su valía dependía del apellido masculino. Por ello, la escritora Mónica Hernández decidió recuperar su vida y obra en una novela que si bien se apoya de la ficción, relata una realidad del México novohispano.

Se trata de su más reciente libro, La cofradía de las viudas (Martínez Roca) donde reúne la historia de impresoras que, además, tuvieron la osadía de crear un grupo de apoyo para continuar con el negocio de sus esposos a finales del siglo XVI e inicios del XVII, siempre bajo la lupa de la Santa Inquisición.

“Un día me encontré con un tuit que hablaba de Paula de Benavides que es una de las impresoras y me llamó la atención y comencé a investigar quién era; encontré un texto académico donde una historiadora pone los nombres de varias impresoras, todas viudas y me pareció muy sorprendente que nadie nos cuente de ellas, entonces me puse a investigar una por una y me preguntaba por qué eso no nos cuentan en los libros, cuando realmente son la base de la industria editorial en el virreinato de la nueva España”, explicó la autora en entrevista.

En la novela aparece Paula de Benavides, viuda de Bernardo de Calderón quien fundó la dinastía de impresores de 1640 a 1768; también Catalina del Valle, viuda del impresor Pedro Balli; Ana de Herrera, viuda del impresor Diego Garrido; María de Espinosa, viuda de Diego López Ávalos; Inés Vázquez Infante, viuda de Juan de Borja, e Isabel de Quiroz, viuda de Juan Ruiz. Todas convertidas en empresarias a cargo de las imprentas heredadas por sus esposos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“Lo interesante es que las mujeres del virreinato estuvieron supeditadas al poder del hombre, primero del padre, luego del marido o el apellido del marido muerto, también del hijo, el sobrino pero nunca podían estar solas, una viuda no podía salir sola a la calle y su única salida era a misa, pero todas estas restricciones no impidieron que muchas de ellas formaran un gremio particular y se dedicaran a un negocio que fue el de la imprenta e incluso crearan grandes monopolios editoriales”, añadió la autora.

Además de revelar el poder de las mujeres, la novela da cuenta de cómo el apoyo entre las impresoras fue vital para que la industria avanzara y muestra la falsedad del dicho que dice entre mujeres no existe la amistad: “La mujeres juntas consiguen protegerse y sobrevivir en una época en la que estaban ocultas; manejaron un poder discreto y son mujeres ejemplo de que sin poder salir y expresarse, lograron grandes cosas”, concluyó Mónica Hernández.

Durante el periodo de la Colonia en la Nueva España, la industria editorial estuvo en manos de un grupo de mujeres ocultas detrás del apellido de sus esposos muertos. Fueron las viudas de los impresores quienes decidieron continuar con el negocio de impresión de libros, revistas y diferentes documentos a pesar de vivir en una sociedad que les reprimía por no tener a un hombre detrás de ellas.

A pesar de los aportes a la impresión en México, la historia oficial ha mantenido relegadas a este grupo de mujeres por vivir en una época en donde su valía dependía del apellido masculino. Por ello, la escritora Mónica Hernández decidió recuperar su vida y obra en una novela que si bien se apoya de la ficción, relata una realidad del México novohispano.

Se trata de su más reciente libro, La cofradía de las viudas (Martínez Roca) donde reúne la historia de impresoras que, además, tuvieron la osadía de crear un grupo de apoyo para continuar con el negocio de sus esposos a finales del siglo XVI e inicios del XVII, siempre bajo la lupa de la Santa Inquisición.

“Un día me encontré con un tuit que hablaba de Paula de Benavides que es una de las impresoras y me llamó la atención y comencé a investigar quién era; encontré un texto académico donde una historiadora pone los nombres de varias impresoras, todas viudas y me pareció muy sorprendente que nadie nos cuente de ellas, entonces me puse a investigar una por una y me preguntaba por qué eso no nos cuentan en los libros, cuando realmente son la base de la industria editorial en el virreinato de la nueva España”, explicó la autora en entrevista.

En la novela aparece Paula de Benavides, viuda de Bernardo de Calderón quien fundó la dinastía de impresores de 1640 a 1768; también Catalina del Valle, viuda del impresor Pedro Balli; Ana de Herrera, viuda del impresor Diego Garrido; María de Espinosa, viuda de Diego López Ávalos; Inés Vázquez Infante, viuda de Juan de Borja, e Isabel de Quiroz, viuda de Juan Ruiz. Todas convertidas en empresarias a cargo de las imprentas heredadas por sus esposos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“Lo interesante es que las mujeres del virreinato estuvieron supeditadas al poder del hombre, primero del padre, luego del marido o el apellido del marido muerto, también del hijo, el sobrino pero nunca podían estar solas, una viuda no podía salir sola a la calle y su única salida era a misa, pero todas estas restricciones no impidieron que muchas de ellas formaran un gremio particular y se dedicaran a un negocio que fue el de la imprenta e incluso crearan grandes monopolios editoriales”, añadió la autora.

Además de revelar el poder de las mujeres, la novela da cuenta de cómo el apoyo entre las impresoras fue vital para que la industria avanzara y muestra la falsedad del dicho que dice entre mujeres no existe la amistad: “La mujeres juntas consiguen protegerse y sobrevivir en una época en la que estaban ocultas; manejaron un poder discreto y son mujeres ejemplo de que sin poder salir y expresarse, lograron grandes cosas”, concluyó Mónica Hernández.

Local

“Es inaceptable el nivel de violencia que nos amenaza”: CCEL

El sector empresarial de León se mostró en contra de las actos de violencia que se vive en la entidad

Local

Pide Sophía Huett a homicida de excamarógrafo que se entregue a las autoridades

La Fiscalía General del Estado, a un mes del crimen no ha podido capturar al responsable pese a los incansables llamados de justicia de la sociedad y del gremio periodístico

Local

Descartan dos casos sospechosos de viruela del mono y dos más se encuentran en estudios

Indicó que tanto los casos positivos como los que se encuentran estudiando, son personas que se encuentran sin riesgo de mortalidad

Cultura

Cuestionario Proust: Nataly Michel

Se especializa en esgrima, dominando el arma conocida como florete. Ha obtenido tres medallas de oro, cuatro de plata y cinco de bronce en campeonatos internacionales

Tecnología

El reconocimiento facial también discrimina

Con frecuencia los dispositivos de reconocimiento facial se utilizan para vigilar a las personas de color, más que a las blancas. Irónicamente, esta tecnología es más precisa con los tonos de piel claros que con los oscuros

Moda

Los looks de verano con los que la realeza rompe el protocolo

La reina Letizia se deja llevar por su espíritu veraniego y muestra sus trabajadas piernas con un short de rayas 

Gossip

Sergio Arau rompe fronteras en el arte con su proyecto “Tocada y fuga”

Sergio Arau combina el rock con el repertorio clásico en su proyecto; también prepara un documental sobre Rockotitlán

Gossip

Musical Aladdín adapta función para espectadores con espectro autista

Previamente, parte del elenco visitó las instalaciones de la Fundación Abriendo Posibilidades