imagotipo

ROSA DE LOS VIENTOS

  • Israel López Chiñas

El destape tricolor

 

Apenas había exaltado la figura de José Antonio Meade y desatado el futurismo sobre el próximo candidato del PRI a la Presidencia de la República, Luis Videgaray voló a Brasilia, lejos de México, mientras el presidente Enrique Peña Nieto advirtió que había muchos despistados sobre la candidatura tricolor.

La respuesta fue inmediata. En horas ya estaba publicada la convocatoria para la elección del candidato del partido en el poder, que a pesar de estar abajo en las encuestas y prácticamente enterrado hace meses, según sus críticos, repuntó y situó su proceso interno en el centro del debate político nacional.

Luis Videgaray, como cuando metió a Peña Nieto en problemas con la visita de Trump, obligó al mandatario a posicionar nuevamente su metafacultad de destape del candidato priista al día siguiente, en tono fuerte. Sea o no Meade el candidato, Peña dejó en claro quién decide, como se ha hecho en el pasado.

Para quienes ven con simplicidad el proceso de abanderamiento en el PRI nacional y el papel de Peña Nieto y Luis Videgaray, su amistad y complicidades como grupo de poder, es preciso recordar hasta dónde llega la practicidad del mandatario nacional observando cómo destapó al candidato del PRI en Estado de México hace más de seis años.

Su afecto estaba en otro lado, pero supo leer el momento del PRI mexiquense, unido a su destino político, por ser su plataforma de salida hacia Los Pinos. Así, se decantó no por el Grupo Atlacomulco, sino por alguien ajeno: Eruviel Ávila, el menor posicionado, el de menos negativos, el del grupo metropolitano.

Su decisión impidió la ruptura al interior de su partido; obligó a la disciplina entre los suyos y comprometió a que, quien antes estaba pensado a sucederlo en EdoMex, lo hiciera seis años después tras una espera reposada de Alfredo del Mazo. Enrique Peña ganó dos veces. Con esa jugada, las elecciones en su tierra natal.

En 2011, le permitió ir por la grande, en 2017, evitar que el PRI se fuera al despeñadero como planeaba la oposición, sobre todo la de Andrés López Obrador.

Logró sus objetivos y lo hizo con un férreo apego a lo conveniente, no a lo ideal o a lo queriente.

Su experiencia electiva la pondrá en juego. Con factores diferentes, pero con una condición igual: Peña decide, arbitra sobre los grupos y evalúa la supervivencia de su proyecto y la clase política que lo ha rodeado a lo largo del tiempo. Es un ejercicio estricto del poder, para mantenerlo. La moral es otra cosa.

Por meses ha evaluado con todos los instrumentos que le permite la Presidencia, caminar hacia la sucesión. Será esta semana el destape. La convocatoria estipula que el partido recibirá el 30 de noviembre, el jueves, las intenciones de sus militantes para registrarse como precandidatos, como paso siguiente el 3 de diciembre, el domingo próximo.

Enrique Ochoa había adelantado que sacarían su candidato hasta el 14 de diciembre, pero ha estado jugando bajo el dictado de Los Pinos. Tal vez, como pasó con la nominación de Luis Donaldo Colosio, se adelante una semana el destape y ya este domingo se hable del interesado en ser candidato, claro, con apoyo de las organizaciones y los sectores del PRI.

De la lectura final que tengan en Los Pinos saldrá el candidato. La continuidad de las políticas monetarias y las decisiones macroeconómicas podría no estar en quien ocupe la Presidencia, sino el Banco de México, cartera abierta tras la salida de Agustín Carstens. La primera gubernatura en juego al inicio del año electoral.

En Guanajuato, los priistas ya están recordando en carne propia que el ritmo para decidir quién irá con la candidatura a la gubernatura del estado, también viene con mandato presidencial y pegado a la solapa del candidato presidencial. La disciplina es primero.

 

 

Inducirán regla para designar candidato a Diego Sinhué

La presidencia estatal del partido conservador PAN y su Jefe Político 3M, deben poner orden entre las filas del panismo, a fin de que los ánimos no se sobrepasen. Las metas esperadas no se lograron y, ante ello, las formas se empezaron a perder.

El Grupo Oficial no ha logrado consolidar a su candidato al Gobierno del Estado y tratará, durante la cercanía del proceso de elección interna, que Diego Sinhué Rodríguez alcance la estatura deseada, para evitar la zona de riesgo y ser vencido.

La condición impuesta por una realidad inesperada mantiene al impugnado delfín del Mandatario Estatal en los tribunales haciendo “campaña” al filo de la navaja con la complacencia del presidente estatal albiazul, Humberto Andrade Quezada.

El pregonero y jefe de grupo que reveló la urgente necesidad de apuntalar a su suspirante y exsubordinado para conseguir la meta, no hizo la pausa para razonar respecto al por qué no consiguieron, a estas alturas del proceso, el objetivo trazado.

Sin las bases sobre el análisis que exigió la emergencia, ni el total de recursos económicos (ni procedencia), ni tampoco los esfuerzos aplicados en el proyecto colateral de 3M, se dieron a conocer a los seguidores pues sólo pidieron más por Diego.

La ilusión de la cofradía particular que dirige el gobernador Miguel Márquez viaja con el delfín en la etapa desesperada de “impulso” para frenar el descalabro y la realización de los proyectos-incluso la reelección- de sus seguidores.

La célebre reunión de los albiazules a favor del exsecretario de Desarrollo Social y Humano, el pasado 23 del presente en el Puerto Interior de Silao, resultó un golpe impensado de los cofrades, pues creían que la fuerza y éxito estaban con ellos.

Menuda sorpresa la que recibieron del parte del impulsor del aspirante a sucederlo: Sinhué Rodríguez Vallejo requiere que lo apoyen desde abajo con el fin de soportar la “designación” como abanderado del PAN al Gobierno del Estado para 2018.

Mientras el Mandatario Estatal, con los principales liderazgos que apoyan al “gallo oficial”, trataría de imponer el método para la aplicación del dedazo blanquiazul, el joven político y el resto iniciarían campaña acelerada para su consolidación.

La razón expresada en la reunión en un hotel del fondeadero, como lo puede constatar el dirigente del instituto político en León, Alfredo Ling, en el Comité Ejecutivo Nacional –CEN- le dijeron a 3M que se necesita un instrumento de validación.

Y a partir del punto, vino de parte de Márquez la valoración que preocupó a los asistentes y los amigos del delfín, quienes -sin celulares porque antes del evento los pasaron a la báscula para retenérselos- recibieron la aclaración que los incomodó.

Para tranquilizar a quienes invierten en el proyecto de futuro, el gobernador albiazul antepuso esa tarde que va con Sinhué Rodríguez, y que su gallo no resistiría una encuesta para ser designado; por lo tanto buscarían el método para que triunfe.

Ante los intereses dispersos en las filas del partido en poder del estado por candidaturas, la causa Diego Sinhué tiende a complicarse más porque panistas y opositores lo tienen en la mira. Sin embargo, el delfín de 3M está acelerando el paso.

Desde que fue exonerado por el Tribunal Estatal Electoral de las quejas realizadas por los partidos PRI, Morena y PVEM por el posible uso de los recursos públicos en la promoción de su imagen, Diego Sinhué, prácticamente logró desatarse.

A partir del trece del presente y luego de atemperar un poco sus acciones como suspirante al cargo de elección popular, el exsecretario le dio rienda suelta a la presentación en eventos, incluso coincidir con 3M en el informe del rector general de la UG y la Expo Agroalimentaria del municipio de Irapuato.

Por tanto, se podría desvelar que Diego Sinhué Rodríguez, es una incógnita de Grupo Oficial del partido conservador en el poder del estado de Guanajuato. El aspirante oficialista que todavía no consigue consolidarse y que requiere más apoyos, aunque se desconoce cuánto, porque ya tuvo hasta hartarse.

Dato curioso. Hace un poco más de dos años, el gobernador Márquez trabajó para impedir que Diego Sinhué consiguiera la candidatura albiazul a la presidencia de León para imponer a Héctor López. Ahora, realiza hasta lo imposible y se exhibe en las tareas partidarias para hacerlo ganar ahora y después.

La inversión por la candidatura para Rodríguez Vallejo para la gubernatura, además de parcialidad impuesta, ha utilizado muchos recursos para la difusión como la serie de actos que pudieran visualizarse hasta de “actos adelantados” de una campaña…

 

 

El PRD estatal queda fuera del Senado y se divide más

En cuanto recibieron en provincia los primeros referentes de la repartición de candidaturas federales, producto del posible acuerdo en el Frente Ciudadano por México que impulsan el PAN, PRD y MC, el desencanto entre perredistas sobrevino.

El informe del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRD, que preside Alejandra Barrales, es que los protagonistas del partido en el estado de Guanajuato, si se logra esa alianza se deben aguantar, porque candidaturas posiblemente no habría.

En lo específico y con requisitoria para los deseosos de curul en el Senado de la República por el Frente, sólo habrá para el PAN esas candidaturas; mientras que para la Cámara Baja del Congreso de la Unión la decisión quedó entre los pendientes.

Así los viejos amigochos en las filas que han usado las siglas para conquistar curules en las cámaras de la Unión, como Carlos Navarrete que tiró la presidencia nacional del PRD y Miguel Alonso Raya, van a tener que recrear otros sueños guajiros.

El momento por el cual atraviesa el perredismo de la entidad, debido a sus conflictos internos constantes, es una restricción en el proceso de integración de la alianza triple o más amplia, puesto que hasta las oficinas estatales les tomaron; su marca.

La tendencia del partido político de izquierda en el territorio guanajuatense es quedarse en puro cascarón debido a que los dirigentes han perdido los seguidores, ya no traen el respaldo de las bases. Son pocos y divididos donde tienen sus bastiones, en Cortazar y Acámbaro, ahí inició la fuga hacia Morena.

El primer paso en la aventura es que las tribus del Partido de la Revolución Democrática en el estado de Guanajuato usan la manera clásica de negociar provocando posibles rupturas. Los que controlan la dirigencia “tratan de quedarse con todo”.

En el momento del flirteo político entre perredistas y panistas, que lo mismo tiene lugar en el Congreso Local, en las oficinas de gobiernos, estatal y municipal, y sitios neutrales, el diputado Isidoro Bazaldúa, se erigió en el defensor de oficio de 3M.

Los dirigentes estatales de los partidos políticos que van por el Frente en el estado, Humberto Andrade Quezada del PAN y Baltasar Zamudio Cortés del PRD, ya tienen amarrado el acuerdo oficial, en el orden público han apurado la intención.

La referencia sólo para medir el tipo de lucha suscitada entre los nuevos aliados del PAN estatal: Hugo Estefanía que tiene la alcaldía de Cortazar y una curul en el Congreso Local que ocupa su esposa Alejandra Torres, quiere el control del PRD.

El presidente estatal cuestionado, Baltasar Zamudio, resultó la figura que todos quieren, insiste en quedarse para sacar la curul local vía plurinominal, dejar el partido cuando tenga en sus manos la candidatura para ceder posiciones a sus aliados.

La manzana de la discordia en la toma de las instalaciones es la representación del PRD en el Consejo General en el IEEG, Instituto Estatal Electoral, para poder registrar los candidatos cuando llegue la hora. Hugo Estefanía sólo quiere la posición.

Los otros, que trae Zamudio Cortés, no quieren cederla por el manejo privilegiado de la información; la ventaja de poder hacer las sustituciones durante las emergencias. Las ventajas que ofrece el cargo bien valen el gasto de la toma de oficinas.

El perredismo estatal está vendiendo caro su amor, aunque no tienen la buena máscara para encubrir su verdadero rostro al momento, aunque olvidan que quienes tienen el poder están informados y en algunos casos meten mano en los enredos.

 

 

Los togados del STJE deben de buscar su autonomía

Existe la referencia de que los sabios del Monte Pozuelos de la ciudad capital, a pesar de la exigencia de justicia de parte de los guanajuatenses, hasta de la autoridad estatal, han optado por la grilla, pues deben elegir presidente en enero de 2018.

La disposición de los magistrados de las diez salas penales y de los diez civiles con el presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, bien vale la pena que estén trabajando en la tesitura para sacudirse la influencia del Poder Ejecutivo.

La coyuntura le permite al Gobernador 3M y los 11 togados de la judicatura del estado de Guanajuato intentar ese corte de cordón umbilical, para que la administración de la justicia se independice y dejar la responsabilidad a los magistrados.

Los cambios en la burocracia de la judicatura se deciden en las oficinas de Paseo de la Presa en Guanajuato, inclusive de quien se encarga de la Comunicación Social. Esa dependencia resulta enfermiza, pero sirve a los magistrados para justificar errores.

Una “separación de los amantes” entre los poderes sería un gran aporte del sexenio 2012-2018 que encabeza Márquez, a diez meses de su final, amén de plantear nuevos mecanismos para el acceso, permanencia y reelección de los magistrados.

La lucha, entonces, del presidente Miguel Valadez Reyes no se trata de dejarle el heredero a los encargados de las veinte salas, en la temporada que se necesita la autonomía para la implementación de un nuevo sistema; por el debido proceso.

El Presidente de la STJE, que encontró la manera de torcer la ley, debe de dejar el Poder Judicial llevándose sus formas que impiden aplicar nuevas reglas. Los concursos de oposición “abiertos” para lograr la categoría de juez civil de partido les pone corsé; por gracia del Consejo los convierte en cerrados.

Los grupos en que se han dividido los veinte magistrados para pelear pragmáticamente por la presidencia, debe cambiar de sentido para conseguir de una vez por todas su liberación del Ejecutivo; aprovechar para consolidar una nueva judicatura.

Ante la falta de la sana distancia entre los poderes, Ejecutivo y Judicial, la sociedad tiende a confundir la responsabilidad de los jueces, con las que le tocan a la Procuraduría General de Justicia, por acatar en la práctica órdenes de un solo jefe.

No se puede soslayar que en el Poder Judicial deberá aplicarse un cambio generacional que determine la nueva concepción para administrar la Justicia en el estado, en el nuevo Sistema Penal Acusatorio. Los cursillos han resultado “insuficientes”.

Los rasgos autoritarios que impone el Gobernador en turno a los “sabios” se reproducen en el Poder Judicial, al grado que la expresidenta, Ma. Raquel Barajas, amén de viciar el lugar con favorecidos, salió por un cargo para representar al PAN.

Evidentemente que pretender una curul en el Congreso de la Unión no es pecado capital; pero dejó la “sospecha” sobre la manera que administró el Poder Judicial. Una burocracia que depende de otro poder y temor de magistrados por su futuro.

La coyuntura impuesta por la asunción de Vicente Fox en el poder del estado, el panista de la mano de priistas: en 1995 “materialmente desapareció” el STJE, cuando el presidente de la judicatura era el historiador Mariano González Leal.

Desde esos años con Miguel García Domínguez, se insistió en que la dependencia hacia el Ejecutivo desaparecería; pero con el gobernador Juan Manuel Oliva, la designación de magistrados mostró al panista cómo incidir en el Judicial para su control.

La reelección que se decidió para no contar con magistrados inamovibles resultó a la larga otra medida de control, pues el Congreso local de mayoría panista lo utiliza cual pieza clave en contra de la carrera judicial y para politizar el Poder Judicial.

Los jóvenes más cercanos a la formación de profesionales en la materia, con una visión moderna, deben estar en la lista de posibles “candidatos” a la Presidencia del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, porque no queda de otra, debido a que la implementación del sistema carece de la visión de campo.

Como el payaso Garrick, de reír llorando, los jueces deben de cambiar la receta, puesto que la lucha no debe de darse por la presidencia del STJE porque esa posición la tienen, sino por la autonomía del Poder Judicial. La lucha debe ser una.

 

La Topografía

 

Planimetría.3M entrega presupuesto y Cuévano por la ley y el orden

Miguel Márquez Márquez jugó con el librito. En el último año de su mandato está prohibido afectar de más el bolsillo de los ciudadanos, porque son tiempos electorales y ya no es hora para imponer impuestos o canje de placas.

Así, el Gobernador del Estado presentó su propuesta de ley de ingresos y su presupuesto de egresos para 2018 con un pronóstico de ejercicio por 81 mil 236 millones de pesos. Los cuales, señaló fortalecerán el desarrollo social y las políticas de seguridad pública.

Y sacó dos ases bajo la manga: por un lado, no habrá mayor endeudamiento y dejará la deuda pública debajo de la que recibió cuando Juan Manuel Oliva le entregó el palacio de Paseo de la Presa. La tomó con 6 mil 487 millones de pesos y se pretende dejarlo con 5 mil 687 pesos.

La otra, aceptó que la presión social en Guanajuato capital va en aumento y les envió la propuesta de reducir en 30% el costo del peaje en la autopista Silao-Guanajuato para los habitantes de Cuévano. Eso sí, deberán comprar sus tarjetas para hacerlo válido.

El guiño a los habitantes de la capital fue tomado con reserva por los cuevanenses, quienes en su mayoría no son usuarios de la caseta. Hubieran preferido un gesto de buena voluntad del gobernador al conformar un Fondo de Capitalidad que verdaderamente ayude a mejorar la infraestructura de la sede de los poderes.

La demanda, eliminar la caseta de acceso a la ciudad, es vista más por los capitalinos como una demanda de liberación de su espacio vital, porque consideran un abuso el cerco impuesto por la autoridad estatal, que el beneficio económico para los usuarios de autos que pasen por la autopista.

En la alcaldía de la capital se ve con interés el gesto del Gobernador, porque además podría ya recorrerse la caseta hasta el libramiento a Cervera. Donde además ya camina el proyecto para formar una serie de libramientos desde esa zona a otras partes de la capital.

La decisión llega en buen momento para Édgar Castro, quien, a pesar de las críticas de la oposición y sus voceros orgánicos a la Policía Preventiva por contener las agresiones de grupos de interés contra la construcción de un centro comercial de gran calado, está logrando algo digno de mencionarse, una buena parte de la población ve que tiene decisión para mantener la ley y el orden.

Las reacciones en las redes sociales se dispararon con el problema suscitado con la invasión y daño a propiedad privada en La Aldea, en la comunidad de La Yerbabuena, donde Eduardo Knapp, siempre en sospecha no despejada por la legítima propiedad del predio del funicular, instiga a quienes buscan tomar lo que nunca fue suyo. El terreno tiene un historial público sólido de propiedad privada.

Se ha visualizado un fenómeno, un alto porcentaje de ciudadanos felicitó la defensa del orden legal y criticó el vandalismo, así como la condición maniquea de quienes han sido constantes defensores de la impunidad de los vándalos dentro del propio Ayuntamiento, maquillando las cosas como movimiento social.

De lo que podría verse como un momento difícil para la presidencia de Édgar Castro, se fortalece la imagen de un presidente que apuesta porque se respeten las leyes y los derechos reales, no ficticios, en una ciudad que está entre las mejor calificadas en seguridad a nivel nacional y donde la gente pide firmeza para vivir en paz, bajo el imperio de la ley.

 

Comentarios arosa_de_los_vientos@hotmail.com