imagotipo

La policía del mundo: México-Estados Unidos

  • Antonio Galván Torres

En lo particular me parece que América Latina intentó soñar que más de 550 años eran suficientes para romper las cadenas de la esclavitud en sus formas más sofisticadas, como fue el colonialismo y el neocolonialismo. Los latinos pensábamos que habíamos vencido todo vestigio de absolutismo monárquico, que se reducía a aquel viejo adagio que dice“es Ley lo que el príncipe quiere”.

Poco a poco en el devenir histórico, América fue sacudiéndose el control total de los países europeos encabezados en esos tiempos por España, Portugal e Inglaterra y ahora 600 años después tenemos otros guardianes. Voy a puntualizar que uno de los países más poderosos de la urbe ha insistido en que la política exterior de su país es la policía del mundo y esto incluye naturalmente a América Latina y a nuestra República.

Vamos por partes, es menester hacer hincapié en que los Estados Unidos en la última década sufrió uno de los contrastes más visibles que haya tenido desde la Guerra Civil cuando triunfó Abraham Lincoln, al haber elegido al ex Presidente afroamericano Barack Obama y luego  ganar las elecciones un hombre opuesto a éste,  Donald Trump, quien en el año 2016 declaró que su país no podía seguir siendo la policía del mundo, ahora con sus desplantes, actitudes y política, desde mi particular punto de vista, no solo quiere ser la policía sino que quiere dominar al mundo y esto, por supuesto incluye a América Latina.

En cuanto a  la transcripción de la llamada telefónica que hubo entre el Presidente de México Peña Nieto y su homólogo Trump, por el periódico The Washington Post, no entraré a su análisis porque la lectura que le doy, no es en cuanto a la imposición de las políticas norteamericanas a México, que se constriñen a cuestiones fiscales de aranceles del TLC (Tratado del Libre Comercio) o de que el Presidente mexicano tuviera una reunión con Trump si éste aceptaba pagar el costo del que he denominado en otras columnas como el muro de la vergüenza.

Más bien considero que esta noticia solo es un distractor que tiene como finalidad el control social de que los mexicanos tengamos la convicción de que Trump ha atacado al Presidente mexicano, y que no representa los intereses de los Estados Unidos porque en estos momentos en tratándose de política exterior, México se ha pronunciado en contra del gobierno venezolano que encabeza su homólogo Nicolás Maduro, tan es así, que dicho presidente ha externado y opinado de la actuación del Presidente Peña Nieto, que éste se comporta como un empleado abusado (de Trump) y solo traigo a colación un extracto del discurso que emitió el Presidente Maduro “si yo fuera Presidente de México, me fuera a ponerle coto y paro a ese muro, me fuera con una mandarria…Si yo fuera presidente de México, yo fuera con una mandarria (mazo) y no permitiría la construcción de ese muro”.

Con lo anterior es claro y meridiano que quien tiene el poder es el Presidente Donald Trump, que en una de las formas más sofisticadas deja paso al espionaje al grabar las conversaciones telefónicas entre los dos Presidentes pero que al haberse hecho público éstas, distrae a los mexicanos de la pobreza y marginación que viven los mismos, de la inseguridad que se está padeciendo cada rincón de México, y en estos conceptos Señoras y Señores, incluyo a Guanajuato.

En el cual no puedo dejar de lado el posible retroceso de los Derechos Humanos que puede darse en los próximos días, la falta de contundencia en el trabajo contra la corrupción, la falta de un salario mínimo que garantice una manera digna de vivir en el país, la tasa de homicidios que se incrementan en nuestro Estado y en la República, en suma lo que hacen es mantenernos ocupados con cuestiones triviales de meras declaraciones en Política Internacional y al final de cuentas perder de vista lo más importante, el sentido crítico de lo que está sucediendo en nuestro entorno por miedo y terror.

galvantorres33@hotmail.com