imagotipo

La astucia de usar el lenguaje “shock religioso”

  • Alejandra Pimentel

Siguiendo las notas internacionales sobresalientes del día al escribir este artículo, llamó mi atención una nota que hablaba sobre las recientes elecciones en Costa Rica y llamó mi atención por el encabezado usado por uno de los medios de comunicación de gran auditorio en el mundo.

La nota a la que hago referencia hablaba sobre el candidato a la presidencia de Costa Rica, Fabricio Alvarado, cuya fe está a favor de la defensa de la familia histórica y  está en contra de la legalización del matrimonio homosexual, está a favor de la defensa de la vida y está en contra del asesinato de bebés en la matriz de su madre (el aborto) y también está en contra de adoctrinar a los niños y jóvenes en la ideología de género en las escuelas públicas.

Llamó mi atención las palabras usadas en el encabezado de esta nota a la que hago referencia, cuyo encabezado usa las palabras “shock religioso” para referirse a estas posturas sobre la defensa de la familia histórica, la defensa de la vida y en contra de la ideología de género, que los ciudadanos de Costa Rica comenzaron a tomar en cuenta para emitir su voto.

La palabra “shock” hace alusión a sinónimos como conmoción, emoción, sobresalto, queriendo decir que las posturas citadas en el párrafo anterior, tienen que ver más con la parte emocional religiosa de las personas, que con el pensamiento y razonamiento crítico e inteligente, pero en verdad ¿esto es así?

Es común que aquellos que profesan ser seculares, es decir, aquellos que declaran ser “no religiosos”, usen con frecuencia la palabra “religioso” para desacreditar todo aquello con lo que ellos no están de acuerdo. Pero si somos más analíticos, la religión tiene que ver con estar ligado a creencias que forman valores, por lo tanto, quienes profesan el “secularismo” también están ligados a sus creencias que forman sus valores, por lo tanto son religiosos.

Por esta razón, el punto no está en señalar ciertos valores como “religiosos” para descalificar su valor, sino en qué resultados producen esos valores en una sociedad cuando se ponen en práctica, esto último es lo que debe ponerse sobre la mesa para determinar cuáles son correctos y cuáles no lo son.

Cuando se trata de analizar resultados de creencias y valores, no hay mejor maestra que la historia, en cuyas páginas ya está relatado el fin que han traído los valores seculares, tales como el desprecio por la vida con el aborto, la proliferación del comportamiento homosexual y la pérdida de la dignidad humana; el fin que está registrado es el colapso de las civilizaciones que han abrazado estos valores destructivos y pensar que esto es el progreso hacia una sociedad moderna e igualitaria a donde nos quieren llevar estos pensadores seculares.

Pero de nosotros depende no dejarnos engañar ni intimidar por aquellos que usando astutamente el lenguaje, pretenden descalificar y hacer ver mal aquellos verdaderos valores que han traído el verdadero progreso y estabilidad a las naciones, tales como el respeto por la vida humana desde su concepción hasta la muerte natural, el reconocimiento y protección del matrimonio hombre y mujer y la institución de la familia histórica, así como la dignidad del diseño humano desde la perspectiva bíblica.

El pueblo mexicano debería prestar atención a estos verdaderos valores y ponerlos sobre la mesa como puntos esenciales a exigir a sus aspirantes a servidores públicos, si no queremos sufrir el mismo triste destino de las naciones que han sucumbido a la astucia de descalificar estos verdaderos valores poniéndolos bajo el título de “shock religioso”.

Favor de enviar todo comentario a los siguientes sitios sociales, blog: metamorfosiscultural.wordpress.com; facebook, twitter, YouTube: Metamorfosis Cultural o si deseas comentar más ampliamente puedes hacerlo al correo: metamorfosiscultural2016@gmail.com  Gracias.

____________________________________________________

Licenciada en Ciencias de la Familia.*