imagotipo

Hablemos de Discapacidad

  • José José Grimaldo Colmenero

Derechos Humanos

Las condiciones que deben existir en nuestra sociedad para garantizar el desarrollo de las personas con discapacidad, se encuentran establecidas en un documento denominado Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Hemos desarrollado diversos contenidos de este documento sin embargo es importante analizar sus conceptos con los que se protege y asegura el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas que vivimos en esta condición.

La Convención es un tratado internacional que articula los derechos de las personas con discapacidad. Los Estados que pasan a ser parte de la Convención convienen en promover, proteger y asegurar el pleno disfrute, en condiciones de igualdad, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por parte de todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad intrínseca.

Establece un cambio de paradigma en los enfoques de la discapacidad, al pasar de un modelo en el que las personas con discapacidad son tratadas como objeto de tratamiento médico, caridad y protección social a un modelo en el que las personas con discapacidad son reconocidas como titulares de derechos humanos, activas en las decisiones que influyen en su vida y capacitadas para reivindicar sus derechos.

Este enfoque considera que las barreras de la sociedad, como los obstáculos físicos y las actitudes negativas, a que se enfrentan las personas con discapacidades, son los principales obstáculos para el pleno disfrute de los derechos humanos.

Señala conceptos fundamentales de respeto de la dignidad inherente y la autonomía de las personas con discapacidad, la no discriminación, la participación, la inclusión, la igualdad y la accesibilidad son los que orientan la interpretación de las obligaciones contenidas en la Convención.

Como firmante de esta Convención, nuestro país debe examinar y revisar la legislación, promover bienes, servicios e instalaciones de diseño universal, y elaborar políticas y programas para hacer efectiva la Convención y consultar en ese proceso a personas con discapacidad.

Prohíbe toda discriminación por motivos de discapacidad. Las personas con discapacidad tienen derecho a igual protección legal y a beneficiarse de la ley en igual medida, lo que exige a los Estados Partes adoptar todas las medidas pertinentes para asegurar la realización de ajustes razonables. Esas medidas no se consideran discriminatorias.

Establece ajustes apropiados para asegurar que las personas con discapacidad tengan las mismas oportunidades que las demás como participantes en todos los procedimientos judiciales y la capacitación adecuada de los que trabajan en la administración de justicia, incluido el personal policial y penitenciario.

Derecho a vivir de forma independiente y a ser incluido en la comunidad y que puedan vivir de forma autónoma en la comunidad y sean incluidas en ésta con las mismas oportunidades de acceso a las instalaciones y los servicios comunitarios.

Hasta la próxima.