/ lunes 6 de enero de 2020

“Palabras más… palabras menos”

Bien dicen que nada es para siempre, frase que encaja a la perfección con la novela que está viviendo el todavía cancerbero esmeralda William Yarbrough, quien se va, pero no se va, quien se aferra a seguir jugando en el más alto nivel, pero que al final podría ser protagonista de una historia cuyo desenlace no pinta para ser el mejor, ni para él, ni para el mismo Club León.

William es uno de los tres sobrevivientes de aquel plantel que obtuvo el ascenso en 2012 y el bicampeonato, todo esto en la era de Gustavo Matosas, los otros dos son Nacho González y “El Chapo” Luis Montes, por ello mismo que el romanticismo, la nostalgia y el amiguismo, siga invadiendo en la directiva de la institución verdiblanca y se busque por todos los medios darle al aguascalentense un salida digna, no como la del argentino Mauro Boselli, de quien no importó que se quedará a escasos goles de convertirse en el máximo artillero en la historia del equipo.

Durante el último año y medio, Yarbrough sólo ha tenido la chance de disputar seis cotejos de Liga MX, cuatro en el Apertura 2018 y un par en el Apertura 2019, mientras que en el Clausura del año pasado, sólo se dedicó a ver parar desde el banquillo a Rodolfo Cota, situación que pareciera injusta para un hombre que estuvo y fue pieza clave de tres momentos gloriosos para el club.

Pero como la vida misma, todo tiene fecha de vencimiento o caducidad y al también ex seleccionado de los Estados Unidos parece que su tiempo con La Fiera se le ha agotado desde hace ya varios meses. No es que William ya no cuente con condiciones para ser el titular bajo los tres palos, las tiene y de sobra, pese a las críticas que le han llegado por errores puntuales en apariciones pasadas, pero todos, absolutamente todos, deberán darse cuenta que en León ya no va para más esa relación, menos cuando Cota luce la etiqueta de inamovible, cuando Memo Pozos sigue ahí pidiendo una oportunidad y cuando ahora ha llegado otro cancerbero de extraordinarias hechuras como Sebastián Fassi, un portero que al igual que Yarbrough Story, ha venido cumpliendo con todos los procesos en el Grupo Pachuca y cuyo apellido podría llegar a pesar en cualquier momento, por más que el mismo jugador diga que no.

Por delante hay escenarios poco favorables para William, uno de ellos, quizás el peor, sería quedarse en la “guarida” y no jugar, el otro ir a una de las sucursales de Grupo Pachuca, algo que recién le ocurrió a Jorge Díaz Price, quien tuvo que salir al Everton chileno en busca de minutos, sin embargo, el escenario ideal es enrolarse con alguna escuadra de la MLS, aunque para ello, tanto León como el mismo jugador, deben doblar un poco los brazos y bajar sus pretensiones económicas, esto el eterno problema para que a Yarbrough no se le haya podido dar salida desde el verano pasado.

La oferta del Houston Dynamo ya se fue, se esfumó y quién sabe si haya otro equipo de la MLS que tenga interés en “Will”, así que ahora se vienen horas decisivas para un hombre que fue referente, pero que la historia actual no lo está tratando como la figura que fue.


Sus comentarios en @JesseVillalpand

Bien dicen que nada es para siempre, frase que encaja a la perfección con la novela que está viviendo el todavía cancerbero esmeralda William Yarbrough, quien se va, pero no se va, quien se aferra a seguir jugando en el más alto nivel, pero que al final podría ser protagonista de una historia cuyo desenlace no pinta para ser el mejor, ni para él, ni para el mismo Club León.

William es uno de los tres sobrevivientes de aquel plantel que obtuvo el ascenso en 2012 y el bicampeonato, todo esto en la era de Gustavo Matosas, los otros dos son Nacho González y “El Chapo” Luis Montes, por ello mismo que el romanticismo, la nostalgia y el amiguismo, siga invadiendo en la directiva de la institución verdiblanca y se busque por todos los medios darle al aguascalentense un salida digna, no como la del argentino Mauro Boselli, de quien no importó que se quedará a escasos goles de convertirse en el máximo artillero en la historia del equipo.

Durante el último año y medio, Yarbrough sólo ha tenido la chance de disputar seis cotejos de Liga MX, cuatro en el Apertura 2018 y un par en el Apertura 2019, mientras que en el Clausura del año pasado, sólo se dedicó a ver parar desde el banquillo a Rodolfo Cota, situación que pareciera injusta para un hombre que estuvo y fue pieza clave de tres momentos gloriosos para el club.

Pero como la vida misma, todo tiene fecha de vencimiento o caducidad y al también ex seleccionado de los Estados Unidos parece que su tiempo con La Fiera se le ha agotado desde hace ya varios meses. No es que William ya no cuente con condiciones para ser el titular bajo los tres palos, las tiene y de sobra, pese a las críticas que le han llegado por errores puntuales en apariciones pasadas, pero todos, absolutamente todos, deberán darse cuenta que en León ya no va para más esa relación, menos cuando Cota luce la etiqueta de inamovible, cuando Memo Pozos sigue ahí pidiendo una oportunidad y cuando ahora ha llegado otro cancerbero de extraordinarias hechuras como Sebastián Fassi, un portero que al igual que Yarbrough Story, ha venido cumpliendo con todos los procesos en el Grupo Pachuca y cuyo apellido podría llegar a pesar en cualquier momento, por más que el mismo jugador diga que no.

Por delante hay escenarios poco favorables para William, uno de ellos, quizás el peor, sería quedarse en la “guarida” y no jugar, el otro ir a una de las sucursales de Grupo Pachuca, algo que recién le ocurrió a Jorge Díaz Price, quien tuvo que salir al Everton chileno en busca de minutos, sin embargo, el escenario ideal es enrolarse con alguna escuadra de la MLS, aunque para ello, tanto León como el mismo jugador, deben doblar un poco los brazos y bajar sus pretensiones económicas, esto el eterno problema para que a Yarbrough no se le haya podido dar salida desde el verano pasado.

La oferta del Houston Dynamo ya se fue, se esfumó y quién sabe si haya otro equipo de la MLS que tenga interés en “Will”, así que ahora se vienen horas decisivas para un hombre que fue referente, pero que la historia actual no lo está tratando como la figura que fue.


Sus comentarios en @JesseVillalpand

lunes 20 de enero de 2020

Palabras más... palabras menos

lunes 06 de enero de 2020

“Palabras más… palabras menos”